Una gran cultura empresarial fluye a través de toda la organización, manteniendo a los empleados felices y motivados. Esa energía positiva también se extiende a sus clientes, haciendo posible aumentar la satisfacción del cliente. Sin embargo, fomentar una cultura centrada en la felicidad de los empleados a veces es más complicado de lo que parece, por lo que los líderes necesitan una estrategia bien planificada para hacerlo realidad.

Para ayudar, 16 miembros del Consejo de Entrenadores de Forbes compartieron sus mejores consejos para que los dueños de negocios comiencen a mejorar la satisfacción del cliente con empleados más felices.

1. Alinear el propósito individual con el propósito organizacional

La felicidad de los empleados se deriva de encontrar un significado en el trabajo. Los empleados deben sentir que van a alguna parte y que existe la posibilidad de progresar. Necesitan sentir que su trabajo marca la diferencia para un cliente interno o externo. La clave es descubrir el propósito de la organización y el propósito individual de todos y cómo se pueden alinear.

2. Desarrollar una cultura de gratitud

Una cultura de gratitud crea raíces profundas dentro de la organización y es contagiosa tanto interna como externamente. Centrarse en lo bueno mientras se abordan las oportunidades de crecimiento es una combinación potente.

3. Integra un modelo de coaching holístico

La felicidad de los empleados tiene que ver con el propósito, el equilibrio y la realización. Si los empleados están felices de trabajar en una cultura empresarial con la que están alineados, los clientes lo sentirán y todos serán más leales. Tener un modelo de coaching holístico integrado en su organización con seguimiento y seguimiento es la clave para mantener esta cultura rentable a largo plazo.

4. Mantén la marca externa y la cultura interna coherentes

No mientas. No le digas a tus empleados una cosa y a tus clientes otra. Si su marca es proactiva y positiva, su cultura interna también debe reflejar eso. O, si su marca se trata de cumplir promesas, es mejor que también lo haga para sus empleados. Una desconexión entre la marca y la cultura genera desconfianza y reduce la satisfacción del cliente. Alinee la marca y la cultura con honestidad para deleitar a los clientes.

5. Escucha activamente a los empleados

La felicidad proviene del sentido de pertenencia. Para ayudar a sus empleados a sentir que pertenecen – también conocida como cultura de la empresa-, lo primero que debe hacer es escucharlos activamente. Luego, envuelve tres tácticas en torno a eso: marca la experiencia del empleado (al igual que la marca externa), los motiva con incentivos a nivel de grupo y los incentiva a nivel personal.

6. Solicita comentarios de sus empleados

Si su objetivo es crear una cultura empresarial centrada en la felicidad de los empleados, le sugiero que solicite comentarios de sus empleados. A menudo hacemos lo que creemos que es mejor en lugar de preguntarles a los demás qué los hace felices. Acepte la retroalimentación, encuentre puntos en común y continúe construyendo sobre eso de una manera muy proactiva.

7. Trabaja para utilizar las fortalezas de cada empleado

Intentar concentrarse en la felicidad de los empleados a menudo puede llevar a implementar iniciativas que no marcan una diferencia sustancial a largo plazo. La investigación respalda la noción de que cuando los gerentes trabajan para utilizar las fortalezas de cada empleado de varias maneras, las personas encontrarán alegría a través del trabajo que realizan. Encontrar lo que realmente motiva a cada empleado puede, automáticamente, tener un impacto positivo en los clientes.

8. Mantenga su cultura alineada con su visión estratégica

La cultura debe estar alineada con su visión estratégica y ser única para su organización. Como seres humanos, nos impulsa la necesidad de afiliarnos, y la cultura es una forma de atraer y retener a esas personas para ayudar a lograr la visión estratégica.

9. Cree un viaje de empoderamiento

El recorrido del empleado es similar al recorrido del cliente. Para que el viaje se experimente de manera positiva, se trata menos de control y mando; se trata de empoderar a los empleados para que puedan desarrollar y ver un propósito en lo que la empresa busca como una visión y cuáles son sus metas y tareas. Se trata de confianza, responsabilidad de los compañeros y compromiso para lograr una visión común.

10. Céntrarte en la educación y la transparencia

La educación y la transparencia son claves. Los propietarios y los empleados deben comprender que si ambos no están comprometidos, no son productivos y felices, los clientes sufrirán. La clave es combinar los tres para lograr la máxima satisfacción del cliente.

11. Priorizar el respeto y la inclusión

Crear una cultura centrada en la felicidad de los empleados es una propuesta perdida. La felicidad no es algo que una persona pueda hacer por otra y también es difícil de medir. Piensa en este objetivo y, en cambio, céntrate en crear una cultura en la que las personas se sientan respetadas, valoradas, desafiadas e incluidas. Cada uno de estos es procesable, fácil de conectar con valores y comportamientos y fácil de medir.

12. Incorpora la compasión y la empatía

Incorpora compasión y empatía en tu cultura. Esto aumentará la retención, el compromiso, la felicidad, el trabajo en equipo y la innovación de los empleados, todo lo que conduce a la satisfacción del cliente. Luego, da un paso más. Incorpore la misma compasión y empatía en cada relación con el cliente. El poder de sentir empatía con los clientes y mostrarles compasión es tremendo.

13. Asegúrate de no generar positividad tóxica

La felicidad es una medida de la salud y, sin darnos cuenta, podemos establecer culturas que creen positividad tóxica frente a la felicidad real. Wenzlaff y Wegner realizaron un estudio que muestra que reprimir las emociones agotadoras en lugar de alentar a las personas a expresarlas tendrá un impacto negativo en el desempeño laboral, los equipos y la salud física. No escoja simplemente ciertas emociones; ve el rango de expresión como salud.

14. Cree una imagen de lo que es más importante para los clientes

Da a los empleados un sentido de propósito. Puedes hacer esto creando una imagen de lo que es más importante para los clientes y capacitando a las personas para que determinen cómo llegar allí. Una forma de lograrlo es establecer aspiraciones, metas y resultados mensurables que fluyan en cascada en toda su organización. A medida que se logran los resultados, las personas y los equipos tienen una visión clara de cómo impactan a los clientes.

15. Ayuda con el manejo del estrés

Si bien hay una variedad de factores que promueven la felicidad de los empleados, uno que impacta directamente en el servicio al cliente es el manejo del estrés. Cuando los trabajadores se sienten estresados, se vuelven impacientes, irritables y, a menudo, toman atajos en su trabajo, todo lo cual puede resultar en una baja satisfacción del cliente. Concéntrese en identificar y eliminar áreas de estrés para su personal y brinde capacitación para reducir el estrés.

16. Estar orientado al servicio

El objetivo no es una cultura de la felicidad, sino una cultura de servicio a los demás y crecimiento personal y profesional. Estar orientado al servicio significa servir a otros miembros del equipo, departamentos y clientes para garantizar el éxito de todos. Esto hará lo mejor para cuidar a los clientes. En un mundo cambiante y en evolución, las personas deben seguir aprendiendo y creciendo para mantenerse al día con las necesidades y objetivos cambiantes de los clientes.

Imágenes del artículo: Priscilla Du Preez, Unsplash