apple

Cuando se trata de marketing centrado en el cliente, la compañía está en una liga propia, pero eso no es todo lo que tiene para ofrecer. Las siguientes son las cinco lecciones principales que todas las marcas pueden aprender de Apple.

1. Dominio centrado en el cliente

Apple siempre ha sido todo para el cliente. Es por eso que se niega a dejar que sus técnicos lideren la innovación de productos, y en su lugar dirige a sus diseñadores a crear algo que ellos mismos quieran usar. Eso significa que el diseño está centrado en el cliente, satisfaciendo las necesidades de los clientes en primer lugar.

Apple sabe que lo último que quieren los usuarios cuando se trata de su dispositivo es algo demasiado difícil de administrar. También entiende que la lista de «deseos» de los clientes está en constante crecimiento. Parece que los clientes no están satisfechos por mucho tiempo. En lugar de luchar contra esta realidad, Apple la ha aceptado. Es por eso que mejora constantemente sus dispositivos según lo que los clientes desean, a menudo haciendo cambios que los clientes ni siquiera sabían que necesitaban hasta que se lanza la última versión.

Además, el enfoque centrado en el cliente de Apple no se detiene en las nuevas características. El diseño del producto es otro ejemplo. Su destreza para crear diseños brillantes es bien conocida.

2. Embajadores de la marca

Apple comprende el valor de convertir a los clientes en embajadores de la marca. En lugar de comprar patrocinios de celebridades o personas influyentes conocidas (lo que sería una trampa fácil para Apple), la compañía se dio cuenta de que con la misma facilidad podría convertir a sus clientes en fanáticos entusiastas que no pueden esperar para contarles a sus amigos, primos, vecinos, sobre cuánto aman los productos de Apple.

El empeño de Apple por hacer felices a los clientes garantiza que se mantendrán leales y que continúen comprando a la compañía a largo plazo, al tiempo que atrae a nuevos clientes en el proceso. No hay que tratar que los clientes compren una vez y luego simplemente cruzar los dedos para que el cliente vuelva a comprar.

Hacer que los clientes promocionen una marca entre amigos y familiares no solo le da credibilidad, sino que brinda una distinción memorable. Hacer defensores de la marca a los clientes es algo a lo que apuntan todas ellas, lo primero para conseguirlo es hacer que los clientes se sientan valorados.

3. Conexión del mundo real

¿Cuándo fue la última vez que echó un vistazo al feed de Instagram de Apple? Si ha pasado un tiempo, toma una taza de café y echa un vistazo. La biografía en la página dice simplemente «todos tienen una historia que contar», y mirando a través del feed se puede ver el mérito de esa declaración.

La página es un mar de atractivas imágenes y vídeos generados por los usuarios. No se trata solo de mostrar las características del iPhone a través de la campaña #shotoniphone generada por el usuario, se trata de crear conexiones con la audiencia de la compañía.

Si bien está claro que muchas de las imágenes son de fotógrafos profesionales con un gran número de seguidores, también hay una saludable mezcla de fotógrafos aficionados y entusiastas, lo que lo convierte en un popurrí de imágenes únicas e interesantes. Las personas reales que comparten imágenes y vídeos cautivadores y personales de sus iPhones se separan del discurso de marca y causan una impresión en la audiencia.

Ponen foco en el usuario mientras muestran las impresionantes imágenes que se pueden lograr con un iPhone. Todo eso refuerza el punto de la compañía: lo que es importante para usted es importante para Apple. Pertenecer a un grupo o comunidad proporciona conexiones en el mundo real que no tienen precio.

4. Estilo de vida aspiracional

La compañía entiende que llevar el estilo de vida a una marca es como llevar agua al desierto. Apple es una marca de estilo de vida por una razón: Entiende que tener sus productos encarna los intereses, aspiraciones y motivaciones de sus clientes es un negocio inteligente, porque separa su marca de la competencia.

La compañía hace esto representando las emociones, valores e identidades de su audiencia. Ayuda a los clientes a expresar quiénes son. Sabe que cuanto más represente la marca cómo quieren sentirse los clientes, y cuanto más refleje las aspiraciones de los clientes, mejor.

Es por eso que Apple se ha posicionado como una marca de lujo o de alta gama. Se percibe que la marca vale la pena. El Apple Watch y otros productos de Apple se consideran un símbolo de estado. Esta no es la única razón por la que las personas compran productos de Apple, pero junto con la influencia emocional, es una propuesta ganadora, porque habla de la experiencia humana. También genera lealtad a la marca.

5. Equidad de marca

Apple es una marca enormemente valiosa. Tiene una imagen de marca y un posicionamiento de marca excepcionales. Está claro que estas cosas no ocurrieron por accidente. Apple ha diseñado cuidadosamente su estrategia de marca, con el objetivo de deleitar siempre al cliente.

En un mercado cada vez más concurrido, Apple entiende que hacer que el cliente se sienta importante significa que, sin importar las hordas de productos similares en el mercado, su marca siempre será una que los clientes conocen, confían y buscan. En una era en la que la marca se puede minimizar o devaluar, Apple es un modelo de marca bien hecho.

Imágenes del artículo: wesson-wang-unsplash

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here