mano

Hace unos días contábamos que la Apple Card ya ha comenzado a aceptar solicitudes, y hoy eso parece anticuado. El último método de pago de Amazon utiliza carne y hueso.

Los ingenieros del gigante americano están probando silenciosamente scanners que pueden identificar una mano humana individual para realizar una compra en la tienda, con el objetivo de lanzarla en su cadena de supermercados Whole Foods en los próximos meses, según ha informado The Post.

Los empleados de las oficinas de Amazon en Nueva York están sirviendo de conejillos de indias para la tecnología biométrica, usándola en un puñado de máquinas expendedoras para comprar artículos como refrescos, patatas fritas, etc.

Los sensores de esta alta tecnología son diferentes de los scanners de huellas digitales que se encuentran otros dispositivos y no requieren que los usuarios toquen físicamente con sus manos la superficie de escaneo. En cambio, utilizan la geometría de profundidad para procesar e identificar la forma y el tamaño de cada mano que escanean antes de cargar una tarjeta de crédito en el archivo.

Tecnología al servicio del cliente

El sistema, cuyo nombre en código es «Orville», permitirá a los clientes con cuentas de Amazon Prime escanear sus manos en la tienda y vincularlas a su tarjeta de crédito o débito. Su precisión es según fuentes de la compañía de una diezmilésima del 1%, pero los ingenieros de Amazon están luchando para mejorarlo a una millonésima parte del 1% antes de su lanzamiento.

Amazon espera presentar la tecnología a un puñado de los clientes de sus tiendas Whole Foods a principios del próximo año, con la idea de expandir esta tecnología de pago a todas las ubicaciones de los EEUU. El ritmo de la implementación dependerá de la rapidez con que Whole Foods pueda instalarlo y capacitar a los empleados sobre cómo usarlo.

Si bien una transacción de tarjeta regular generalmente demora entre tres y cuatro segundos, la nueva tecnología de Amazon puede procesar el cargo en menos de 300 milisegundos, como indicó una persona familiarizada con el proyecto.

«Los minoristas siempre han estado interesados ​​en un pago más rápido», aseguraba Majd Maksad, fundador y CEO de Status Money, un sitio de finanzas personales. “Solo tienes que entrar a Whole Foods para ver las filas masivas de personas que esperan para salir. Es un punto de fricción masivo«. Si tiene éxito, la tecnología también podría ayudar a alentar a los consumidores a gastar más cuando visitan Whole Foods, añadía. Pues las personas tienden a gastar más cuando en el proceso de compra no tocan ni ven fisicamente el dinero que gastan.

Con la nueva tecnología basada en la mano, los compradores ni siquiera tendrán que traer sus teléfonos. Sin embargo, habrá que esperar a ver si a los clientes les gusta o no escanear sus manos en Whole Foods.

Imágenes del artículo: shutterstock

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here