InicioTendenciasCloud ComputingAnte el imparable crecimiento de servicios Cloud inquieta la falta de seguridad

Ante el imparable crecimiento de servicios Cloud inquieta la falta de seguridad

 

  • El 37% de las empresas no sabe dónde se encuentran algunos de sus datos. 

  • El 43% no se siente bien protegidas frente a los incidentes que puedan afectar a sus proveedores de servicios.

  • El impacto de un incidente de seguridad en la nube puede llegar a representar un coste de 1,5 millones de euros en las grandes empresas, así como 130 mil euros en las pymes.

     

    La rápida adopción de servicios en la nube y la falta de estrategias de seguridad bien definidas están dejando a las empresas en precario en su lucha por mantener el control de sus datos debido al creciente número de aplicaciones y servicios. Según un nuevo estudio de Kaspersky Lab, el 37% de las empresas en España admite que no están seguras de dónde están almacenados parte de sus datos, si en los servidores de la empresa o en sus proveedores de la nube. Esto hace que la protección y la responsabilidad de los mismos sea algo extremadamente difícil, poniendo en peligro su integridad y preparando el camino para potenciales peligros y costes elevados.

    Los servicios en la nube permiten a las empresas beneficiarse de tecnologías clave tanto en sus operaciones diarias como en sus planes de crecimiento, sin necesidad de tener que preocuparse por el mantenimiento de equipos ni por los altos costes de éstos. Por ello, a nadie sorprende que el 78% de las compañías españolas esté utilizando algún servicio de software (SaaS). Un número prácticamente idéntico (75%) es el de las que, en un futuro próximo, están pensando llevar más aplicaciones a la nube. En lo relativo a la infraestructura como servicio (IaaS), casi la mitad (49%) de las empresas grandes y el 45% de las pequeñas y medianas, están pensando en externalizar su infraestructura TI y procesos.

    Para muchas empresas, la velocidad de adopción que permiten estos servicios, así como los ahorros operativos que ofrecen han ido en detrimento de la seguridad, pues muchas compañías utilizan servicios cloud sin contar con una estrategia de seguridad. Las dudas acerca de quién tiene la responsabilidad de la seguridad de los datos en la nube puede estar detrás del problema. Según la encuesta realizada por Kaspersky Lab, 7 de cada 10 empresas españolas que utilizan SaaS y proveedores de servicios en la nube, no cuentan con un plan claro para lidiar con incidentes de seguridad que puedan afectar a sus socios y clientes. Una cuarta parte admite que ni siquiera llega a verificar las acreditaciones de cumplimiento de sus proveedores de servicio, lo que nos sugiere que, en el caso de si algo sale mal, tendrán que ser ellos mismos los que reparen los daños.

    Sin embargo, el 43% de las empresas en nuestro país no se siente adecuadamente protegida frente a los incidentes que puedan afectar a sus proveedores de servicio, y un 24% de ellas ya han experimentado en los últimos 12 meses, un incidente de seguridad que afecta la infraestructura de TI alojada en terceros. Asumir que la seguridad es únicamente responsabilidad de los proveedores puede ser una estrategia peligrosa.

    Esta falta de planificación y responsabilidad por la seguridad de la información en las empresas que adoptan soluciones en la nube puede llegar a tener importantes consecuencias para las compañías. El impacto de un incidente de seguridad en la nube puede llegar a representar un coste de 1,5 millones de euros en las grandes empresas, frente a los 130 mil euros en las pequeñas y medianas empresas. Cuando los datos de una empresa se han visto comprometidos como resultado de un incidente de un tercero, los tipos de datos que suelen verse afectados son: información altamente sensible del cliente (experimentado por el 49% de las medianas y pequeñas empresas y el 40% de las grandes); información básica de los empleados (25% de las pyme y el 36% de las grandes empresas), y correos electrónicos y comunicación interna (31% de las pyme y 35% de las grandes empresas).

    Las empresas deben encontrar modos de controlar la situación. Cada paquete de datos necesita estar protegido en todo momento, independientemente de donde se encuentre. Necesitan también detectar las anomalías dentro de sus propias infraestructuras de nube, y eso sólo es posible si se combinan técnicas que incluyan el aprendizaje automático y el análisis del comportamiento. Esta capacidad de reconocer y defenderse contra amenazas desconocidas es fundamental para la seguridad de la infraestructura en la nube. Además de eso, permitir la visibilidad del ecosistema de la nube y de su capa de ciberseguridad, dará una visión clara de dónde se encuentran los datos y si su estado de protección actual cumple con las políticas de seguridad corporativas. Sólo así las empresas podrán tener un control total de la nube, sin importar la cantidad datos y dónde se almacenan.

artículos relacionados

Talkdesk, elegido como solución de centro de contacto de...

El pionero en sistemas de carga de vehículos eléctricos se embarca en la transformación digital para generar una mejor experiencia del cliente.

La nueva investigación de Infobip desvela el dominio de...

Las interacciones de WhatsApp han crecido un 80% en la primera mitad de 2022 y el 99% de las interacciones de atención al cliente y chatbot ya se realizan en este canal.

Más del 13% de las llamadas al 012 Mujer,...

En lo que llevamos de 2022 se han tramitado más de 5.600 llamadas, un 12% más respecto al mismo periodo del año anterior.

Directorio de empresas