Desde el pasado mes de diciembre, gracias a la regulación del uso de líneas 902 ó 901 para la atención al cliente están penalizadas si su coste sobrepasa a las tarifas básicas de telefonía fija local o móvil.  A pesar de que esta medida tomada por el Ministerio de Consumo fue ya anunciada en el mes de septiembre, son muchos los contact centers que han tenido que llevar a acabo cambios en sus líneas.

En Contact Center Hub, hemos querido conocer la realidad de las consecuencias de la implantación de esta medida que vela por el bien del consumidor. Gracias a la encuesta realizada hace unas semanas, hemos descubierto que más de la mitad de las empresas que respondieron a la encuesta han tenido que llevar a cabo cambios una vez implantada la nueva norma.

Aunque en un principio, la gran mayoría de los encuestados (57,14%) consideran que esta medida no les ha influido,  sí se han visto afectados por la medida en el momento en el que han tenido que contactar con su proveedor de servicios y llevar a cabo cambio en sus líneas (57,14 %). Sin embargo, no todos los cambios se han llevado a cabo en las líneas de teléfono. Una minoría, 7,14% de los encuestados, han tenido que realizar mejoras en sus sitios webs y canales de comunicación como consecuencia.

Por otro lado, cabe destacar que un 35,71 % de las empresas no se han visto afectadas por la medida, ya que adaptaron sus líneas de atención al cliente, antes de la implantación de la nueva norma.

Entre otros cambios adicionales destacados, se encuentran los cambios realizados en las webs, en relación a la información ofrecida de contacto o la migración de las líneas a números de atención al cliente 900. También se han visto afectados los materiales impresos de las empresas, como el packaging, el el caso de números de atención al consumidor.

A pesar de que regulación de uso de líneas 902 ha supuesto algún cambio para las empresas de atención al cliente, podría se podría concluir observando que esta nueva normativa que vela por el bien del consumidores, no ha afectado en exceso a las empresas de atención al cliente.

 

Imágenes del artículo: Mia Baker, Unsplash