motivar trabajo

El final de las vacaciones es un momento tan predecible como inevitable. Por mucho que sepamos qué día va a llegar y tratemos de mentalizarnos para ello, nunca estamos suficientemente preparados ni nos conseguimos motivar del todo con la vuelta al trabajo. El regreso a la rutina supone la vuelta a nuestras obligaciones laborales, pero también es un buen momento para que sea un punto de inflexión a la hora de fijar nuestras expectativas o marcarnos nuevos retos.

El estudio «Guía del Mercado Laboral 2022» realizado por Hays España dictaminó que el 47% españoles estaban desanimados con su trabajo. Afrontar el fin del verano y la vuelta a la rutina de forma que nos genere malestar, tensión o desmotivación puede llegar a ser contraproducente para nosotros. De hecho, las tendencias de employee experience de 2022 apuestan por una búsqueda del bienestar laboral a diferentes niveles.

Por ello, saber cómo motivar al grupo de manera individual y en equipo ayuda a que todos retomen mejor su puesto. Desde RRHH Digital explican cómo la motivación intrínseca y la extrínseca funcionan para saber cómo aplicarlas de manera individual y colectiva.

Por un lado, para lograr la motivación individual en el trabajo tras la vuelta de las vacaciones, las siguientes claves son fundamentales:

  • Plantear un plan de formación específico para el empleado en función de sus intereses personales y profesionales a corto-medio plazo.
  • Charlas entre los empleados y los responsables para conocer su estado de ánimo, expresar cómo se sienten y conocer sus expectativas de futuro en la empresa.
  • Redefinir objetivos y retos para los siguientes meses es una buena de saber qué se espera de cada uno de cara a los últimos meses del año. Repasar el recorrido del empleado en la empresa para fijar expectativas siempre es positivo.
  • Establecer incentivos a nivel personal e incluso familiar que hagan que mejore la experiencia del empleado en la empresa, incrementando su sentido de pertenencia y rendimiento.

Por otra parte, la motivación en equipo de trabajo al finalizar las vacaciones se puede lograr con estas claves:

  • Comunicación transparente. Realizar una reunión conjunta de empresa en la que los dirigentes  den el mensaje y la visión de la organización marca expectativas y fija un punto desde el cual comenzar. Para que sea más fructífera, los empleados también pueden tomar la palabra para expresar cómo el equipo afronta los últimos meses del año.
  • Valorar la implantación de jornadas o modelos de trabajo que mejoren la conciliación de la vida laboral y familiar. Aunque depende del tipo de empresa, las organizaciones deben plantear modelos laborales que mejoren el día a día de los empleados, lo cual se traducirá en mejores resultados.
  • Empresa saludable. El cuidado de la salud física y mental es cada vez más importante para que los empleados se encuentren bien en su día a día y, consecuentemente, rindan lo mejor posible. Por ello, contar con un psicólogo y buenos espacios de trabajo son aspectos cada vez más importantes para motivar al empleado.

Como hemos comentado, hay dos tipos de motivación que determinan el comportamiento de cada persona, por lo que es importante conocerlas para saber cómo motivar a cada empleado:

  • Motivación intrínseca. Nace del interior de cada persona y va unida a un deseo de superación de uno mismo, por lo que esta motivación se vincula con la satisfacción en realizar lo mejor posible una tarea.
  • Motivación extrínseca. Esta vinculada a recompensas, premios externos y validación de terceros, por lo que la búsqueda de reconocimiento es lo que buscan estas personas.

El objetivo es combinar ambos tipos de motivación según las expectativas y los objetivos de la empresa. Hay que tener en cuenta que la intrínseca es mejor porque nace de uno mismo y es más duradera en el tiempo, pero un buen líder debe saber como manejar las dos a la vez. Otros factores que también ayudan son estos 10 ejemplos para mejorar la employee experience.

Otra parte fundamental para que los empleados vuelvan motivados al finalizar las vacaciones es el tipo de liderazgo que ejercen los dirigentes de la organización. El tipo de dirigir y coordinar los equipos ha cambiado, estableciéndose un nuevo perfil de liderazgo en el siglo XXI. En este escenario, lo mejor es un liderazgo transformacional que impulse la proactividad de los empleados mediante la escucha activa, atención individualizada y puesta en el centro del empleado para motivar una buena vuelta al trabajo.

Imágenes del artículo: Ethan Robertson, Unsplash