tecnología

Comienza una nueva década en la que nos adentramos un poco más en un futuro que hasta hace poco parecía de ciencia ficción. Diez años en los que muchas tecnologías de las que llevamos años hablando se integrarán en nuestra vida y cambiarán el mundo.

Y es que el coche autónomo, la tecnología «que se lleva» o blockchain no son tecnologías que nos sean ajenas. De hecho, ya hay numerosos prototipos funcionales e incluso productos finales basados en esta tecnología. Sin embargo, están lejos de ser tecnologías de uso común. Sin ir más lejos, aún no hay una regulación clara con respecto a los coches que se conducen solos y pocas compañías han creado productos útiles de blockchain, a pesar de que el 91 % de ellas afirma que tiene previsto integrar soluciones basadas en esta tecnología.

En este sentido, los expertos Entelgy Digital, vaticinan las tecnologías que tomarán forma para transformar nuestra vida privada y el mundo de los negocios en la próxima década:

  • Blockchain: 2020 será el año en el que se den los primeros casos de uso práctico de esta tecnología, después de un periodo muy intenso de teorización y experimentación. Principalmente serán en los sectores de la intermediación y la trazabilidad, aprovechando la ventajas que proporciona a nivel de transparencia y, por tanto, de confianza. La gran cuestión es saber cuánto proliferarán estos modelos, como por ejemplo los ‘smart contracts’, los contratos inteligentes que pueden ser creados por personas físicas, pero también por máquinas o programas que funcionen de manera autónoma, en diferentes sectores. Gracias a la «cadena de bloques» es posible crear ítems únicos imposibles de copiar en el mundo digital, ya sea un perfil de usuario o un documento, por lo que no tardará en proliferar su uso en la banca, la energía o, incluso, en la Administración.
  • Hiperautomatización: procesos automáticos mediante robots software (RPA), las aplicaciones informáticas y el machine learning. Si bien es cierto que estas tecnologías son muy conocidas y ya se están aplicando en diferentes ámbitos y procesos, se espera que empiecen a aparecer soluciones que las combinen todas. Esto nos lleva al concepto, que algunos analistas han bautizado como ‘hiperautomatización’. La unión de todas estas tecnologías permitirá un enorme avance en este campo de la automatización de tareas, un proceso que irá consiguiendo que los procesos vayan siendo cada vez más eficientes, lo que permitirá ahorrar costes y tiempo.
  • Humanos «aumentados» mediante tecnología: la unión de diversas tecnologías nos llevará a relacionarnos con el mundo a un nuevo nivel. Si bien ofrecer la experiencia del cliente es la base de los nuevos entornos digitales, y más en los entornos híbridos físico-digital, la tendencia futura es lograr la mejor experiencia, que de momento llamamos multiexperiencia. Este nuevo concepto aúna las tecnologías de realidad aumentada, de realidad virtual, y del aumento humano. El aumento humano es lograr mejoras cognitivas y físicas para los humanos gracias a dispositivos que permiten aumentar sus capacidades naturales. Aunque en la actualidad la forma más habitual de aumentar las capacidades humanas es mediante el uso de gadgets como gafas y otros wearables, con el paso de los años veremos que el uso de prótesis que nos permitan mejorar se irá extendiendo. De esta forma, se pretende lograr una experiencia inmersiva que cambia completamente los modelos actuales en los que interactuamos en el mundo real a través del digital. Así, todo apunta a que juntar el mundo físico con el virtual será el estado natural para las futuras multiexperiencias.
  • Objetos autónomos y conectados: proliferación de las cosas autónomas conectadas, es decir, la unión de dispositivos tecnológicos, con IoT y la autonomía facilitada por la inteligencia artificial. Cada vez habrá más vehículos, electrodomésticos, sensores, robots, etc. que puedan funcionar de forma autónoma y conectada. La tecnología ya lo permite y cada vez está más desarrollada. Los ciudadanos y usuarios también empezamos a estar cada vez más familiarizados con estos avances, por lo que no es de extrañar que estos cambios se vayan adoptando con mayor facilidad y velocidad. Llegados a este punto, solo sería necesaria la creación de una regulación que normalice y permita un uso cada vez más adecuado y acorde a los tiempos futuros que llegan.
  • Computación cuántica: ya se han realizado las primeras inmersiones y los resultados han sido muy prometedores. Recientemente Google llevó a cabo la primera demostración empírica de esta tecnología por la cual un sistema realizó en apenas tres minutos una tarea que, según la compañía, le hubiera costado 10.000 años al superordenador más potente del mundo. Esta tecnología tendrá múltiples aplicaciones como el desarrollo de fármacos, la creación de nuevos materiales o la gestión y optimización del tráfico.

Imágenes del artículo: shutterstock

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here