cliente cookies

Las cookies de terceros han tenido un recorrido muy largo en Internet pero su existencia llega a su fin. Estas permitían conocer al cliente para ofrecerle una experiencia más personalizada, pero desde los últimos años se ha estado cuestionando si todas las empresas hacían un buen uso de estas. Sin ellas, muchas se preguntan cómo van a conocer al cliente en un futuro sin cookies.

En un contexto digital volátil y lleno de cambios, es normal que haya incertidumbre a la hora de saber a qué se van a enfrentar las empresas y cómo van a poder adaptarse. Gracias a las cookies, se han tomado como base los derechos de las personas en Internet, recogiendo los datos e información que dejaban en la red.

Sin embargo, el hecho de que próximamente no se pueda acceder a este rastro del cliente mediante las cookies, provoca que las empresas se puedan centrar más y mejor en el cliente para ofrecerle una experiencia excelente. Tal y como afirma Iván Minaya, marketing solutions manager de S4G Consulting, a elEconomista, «ya no es quiero venderte mi producto. Es ir a un siguiente nivel: puedo ofrecerte lo que creo que necesitas, basándome en tu experiencia de navegación. Esa es la diferencia. Es el nuevo enfoque», afirma.

Con estas modificaciones, que van más allá de acciones tradicionales o el marketing digital, es posible llegar a un nuevo paradigma en el que impactar en el cliente y automatizar y dinamizar las propias webs. Por otro lado, hay que tener en cuenta que para el usuario cada ve es más importante la seguridad y la privacidad de sus datos personales en la experiencia de cliente, ya que siente que se le está invadiendo constantemente. Por lo tanto, en este cambio intervienen factores como la seguridad y la hiperpersonalización, cada vez más al alza.

Google anunció que no implementará identificadores alternativos a nivel de usuario para reemplazar las cookies de terceros. «Hoy, hacemos explícito que una vez que se eliminan las cookies de terceros , no crearemos identificadores alternativos para rastrear a las personas mientras navegan por la web, ni los usaremos en nuestros productos», dijo David Temkin, director de Google. 

Temkin también insinuó que otros sustitutos de cookies que se proponen en la industria del marketing y la publicidad no funcionarán cuando se trate de cumplir con los estándares de privacidad en evolución. “Nos damos cuenta de que esto significa que otros proveedores pueden ofrecer un nivel de identidad de usuario para el seguimiento de anuncios en la web que nosotros no ofreceremos, como gráficos de PII basados ​​​​en las direcciones de correo electrónico de las personas. No creo que estas soluciones satisfagan las crecientes expectativas de privacidad sostenible de los consumidores, ni resistirán las restricciones regulatorias que evolucionan rápidamente y, por lo tanto, no son una inversión a largo plazo”, dijo.  

Además de eso, la mayoría de las cookies de seguimiento ya son rechazadas por los navegadores de todos los modos. Una empresa de servicios de publicidad analizó 20 anunciantes y más de 5 millones de impresiones en el cuarto trimestre de 2017 y descubrió que los navegadores web bloquearon o eliminaron el 64 % de sus cookies de seguimiento. Debido a esto, los anunciantes en realidad pueden estar desperdiciando la mitad de sus presupuestos en oportunidades perdidas al no llegar a clientes potenciales y hacer que el dinero se destine a impresiones necesarias para personas que de todos modos iban a convertir.

La publicidad contextual y el contenido, las nuevas cookies para conocer al cliente

Lo antiguo vuelve a ser nuevo y la publicidad contextual está de vuelta. “No esperamos una disminución de dinero en publicidad o una disminución en el tráfico de anuncios, esperamos una reasignación y un cambio de presupuestos”, dijo Jon Kagan, vicepresidente de búsqueda de Cogniscient Media . “La siguiente mejor opción para la orientación por comportamiento basado en cookies es cualquier palabra clave o publicidad basada en palabras clave contextuales. Hace años, todo el mundo lo descontaba y nos alejamos cada vez más de la orientación por palabras clave, pero ahora vamos a tener que volver directamente a eso”.

La publicidad contextual es básicamente anuncios que son relevantes para el otro contenido en la pantalla. Desde la perspectiva de los consumidores promedio que no son especialistas en marketing, los anuncios contextuales son más relevantes y mucho menos intrusivos que el reorientación de comportamiento basado en cookies.

Con la orientación contextual, los anuncios que ve se basan en el contenido que está viendo en lugar de su perfil de comportamiento general.  Esto también significará volver a producir y distribuir contenido relevante. Según MartechSeries, el marketing basado en personas se define como “un medio para crear un sistema de marketing coherente y centrado en el cliente que gira en torno a los clientes y sus datos de comportamiento en tiempo real. Estos datos, combinados con los datos de marca propios disponibles, permiten a las marcas acercarse a los clientes en tiempo real, en todos los dispositivos y canales”. Este método no se basa en cookies de terceros para rastrear a los usuarios o recopilar datos, y permite que las marcas se reúnan con los clientes en los lugares y momentos en los que realmente desean interactuar con ellos.

Por lo tanto, una estrategia exitosa de marketing basada en personas se reduce a estos tres elementos clave:

  • Identificación.
  • Datos.
  • Automatización.

Por último, es fundamental prestar atención a lo que buscan las personas , tanto para poder brindarles las respuestas correctas cuando hacen preguntas como para resaltar cosas más importantes y valiosas, sin que las cookies sean necesarias para conocer al cliente.

Imágenes del artículo: Mo, Unsplash