Efecto WOW

Recibimos tantos estímulos a diario que parece prácticamente que uno de ellos nos sorprenda por encima del resto. De hecho, lo más habitual es que al acabar nuestro día no recordemos la mayoría de mensajes que hemos recibido a lo largo de este, ya que nuestro cerebro no es capaz de retener tal cantidad de información y solo se queda con lo más importante. Por ello, las marcas buscan lograr el  denominado «efecto WOW» en el consumidor para lograr captar su atención. Sin embargo, muy pocas lo consiguen.

El efecto WOW es la capacidad de las marcas para dejar fascinados y emocionados a los clientes mediante un estímulo que destaque sobre el resto. El objetivo es lograr que vivan experiencias únicas e irrepetibles. Esto es complicado teniendo en cuenta que recibimos miles de impactos publicitarios cada día y nos llegan a través de todos los canales y formatos (televisión, prensa, redes sociales…). La saturación publicitaria es un hecho y los equipos de marketing siempre están buscando la manera de sorprender al consumidor.

Lograr el efecto WOW no es fácil, ya que para conseguirlo hay que recurrir a todos los componentes de la marca: logotipo, imagen, experiencia de cliente, redes sociales, etc. Además, hay una serie de claves a seguir:

  • Apelar a los sentimientos. Haz que tu marca se identifique con alguna emoción compartida con los clientes.
  • Personaliza los mensajes y humaniza la comunicación. Cada persona debe sentirse única, por lo que preocuparse por sus gustos y necesidades es vital.
  • Gestiona los imprevistos. Los problemas que surjan siempre pueden ser una oportunidad, ya que solucionar esa mala situación hace que los clientes tengan una percepción positiva de la marca.

En cuanto a los mensajes lanzados por la compañía, es importante que contengan una carga emocional considerable, en la que aspectos como la creatividad, el misterio, la emotividad y la sorpresa estén presentes. Una de las tendencias que mejor ejemplifica esto es el marketing experiencial. Este busca placer sensorial, conformado por las emociones y sentimientos que despiertan estas experiencias, las cuales son fundamentales para tomar decisiones a la hora de elegir qué comprar. Gracias a estas experiencias se consigue un valor diferencial, basado en un vínculo emocional con los consumidores

Todo el esfuerzo que realicemos en lograr el efecto WOW no puede quedar en vano y siempre va acompañando de una serie de recompensas. ¿Cuáles son estos beneficios por los que hemos invertido tantos recursos?

  • Consigue generar entusiasmo por la marca y deseo de formar parte de los valores que esta promueve.
  • Crea una comunidad de clientes fidelizados, los cuales incrementan el alcance del negocio.
  • Fomenta que los clientes conecten con la marca.
  • Garantiza la diferenciación respecto a la competencia.
  • Crea experiencias recordables y estas siempre quedarán en el inconsciente del público objetivo.

Uno de los grandes retos de las empresas es seguir sorprendiendo a los clientes ya fidelizados. Ellos son los que te están haciendo crecer, mejorar y evolucionar día tras día. Por ello, hay que hacerles vivir la mejor experiencia de usuario tan a menudo como se pueda. Para ello, empoderar a los equipos de trabajo es un factor diferenciador, ya que sus acciones pueden determinar la visión del cliente sobre la marca.

Imágenes del artículo: Brooke Cagle, Unsplash