Autor: Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB)

Desde la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) trabajamos para impulsar el desarrollo del sector que, no solo es la primera industria manufacturera de nuestro país, con un aporte al PIB español de un 3%, sino que además da empleo directo a alrededor de medio millón de personas a través de más de 30.000 empresas presentes en todo el territorio nacional.

Esta responsabilidad social y económica nos emplaza a seguir dotando al sector de líneas de trabajo estratégicas para avanzar en un entorno competitivo, como son incentivar la eficiencia, la creación de valor, la dinamización y el impulso de la internacionalización. A estos retos, recogidos en nuestro Marco Estratégico, se unen otros como la comunicación de una industria segura, sana, sostenible, innovadora, talentosa y confiable, así como la digitalización del sector.
A la hora de construir cada uno de estos pasos, el consumidor siempre se ha situado en el centro de todas las decisiones. Así, la industria de alimentación y bebidas no se ha limitado a dar respuesta al suministro de productos vitales, sino que ha invertido recursos y esfuerzo en adaptar sus productos a todas sus necesidades e intereses, innovando y mejorando día a día su  oferta para hacerla más segura, saludable y sostenible.
La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha planteado un nuevo cambio en las relaciones con el consumidor, para este y otros sectores económicos. Como facilitadores de un producto insustituible, esta industria ha respondido de manera ejemplar para seguir garantizando a cada hogar productos seguros y de calidad, a pesar de las dificultades lógicas de los primeros momentos de mayor incertidumbre, y evitando el desabastecimiento. Ahora más que nunca, la responsabilidad y el compromiso del sector están de lado del consumidor, de su seguridad y tranquilidad.

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha planteado un nuevo cambio en las relaciones con el consumidor, para este y otros sectores económicos.

Precisamente porque se ha ido incorporando la digitalización tanto a los procesos productivos como en la relación con el resto de los eslabones de la cadena alimentaria, con las empresas auxiliares y con el consumidor, la industria de alimentación y bebidas ha sido capaz de responder de manera ágil y eficiente.
El escenario que ha planteado el COVID-19 en ningún caso es positivo para la industria de alimentación y bebidas. El consumo en los hogares se ha reforzado, pero hay que tener en cuenta que la industria destina un 30% de su oferta a la hostelería, una actividad que el consumo en los hogares, a pesar de su crecimiento, no puede absorber. España recibía más de 80 millones de turistas, que comían y bebían, y que han dejado de entrar. Además, hay que sumar que otro 30% de la producción estaba destinado al comercio exterior, una actividad que se ha visto resentida por el cierre de fronteras y estrés al que están sometidos igualmente otros mercados. Por todo ello, 2020 se augura un año muy difícil para este sector.
Confiamos en que el sector sabrá de nuevo reponerse y, para ello, y como sector estratégico, desde FIAB hemos identificado seis áreas fundamentales para marcar la senda de la recuperación económica y social asociada.

Los alimentos y bebidas han demostrado ser un sector estable y que, en otros momentos difíciles, ha sabido situarse como motor económico de nuestro país

En primer lugar, garantizar la liquidez y la solvencia de las compañías con medidas en el ámbito económico-fiscal; fomentar y proteger el empleo a través de la ERTEs más flexibles; reactivar la demanda y consumo recuperando la plena actividad del canal HORECA y generando confianza en el consumidor; apoyar la internacionalización y las exportaciones; seguir trabajando en la competitividad y sostenibilidad, fortaleciendo la unidad de mercado y exigiendo a terceros países las mismas garantías de seguridad y calidad alimentaria que practicamos en España; por último, apostar por la innovación como base para cada uno de los procesos.
Los alimentos y bebidas han demostrado ser un sector estable y que, en otros momentos difíciles, ha sabido situarse como motor económico de nuestro país, generando trabajo y riqueza en prácticamente todas las localidades, un aspecto que evidencia la trascendencia de esta industria. Desde el esfuerzo y el compromiso, seguiremos trabajando para contribuir a la pronta recuperación económica y social de España.

 

Para más artículos como este visita el Nº 102 de Contact Center Hub


Mauricio García de Quevedo es responsable de la ejecución y gestión de los asuntos de la Federación (FIAB), de los servicios administrativos y del personal de la Federación. Actuando como Secretario de todos los órganos colegiados y comisiones de trabajo de la misma. Preside las reuniones del Comité de Directores. En el ámbito asociativo, ha sido presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Cereales (CEREAL) y de la asociación europea (CEEREAL). También ha sido miembro de Promarca, Autocontrol y de la Asociación Multisectorial de Empresas de Alimentación y Bebidas (AME). Ha sido, además, presidente de la Asociación Española de Anunciantes (AEA) y secretario general de la Alianza por la Competitividad de la Industria Española, de la que FIAB es miembro.

Imágenes del artículo: michael-browning on Unsplash

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here