Europa digital

El Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI, por su sigla en inglés) de 2017 muestran que la UE está avanzando, pero la brecha entre los países de mejor comportamiento y los más rezagados es aún demasiado grande. Se necesitan más esfuerzos e inversiones para sacar el máximo partido del mercado único digital.

La Comisión Europea ha publicado los resultados del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) de 2017, un instrumento que presenta los resultados de los 28 Estados miembros en una amplia gama de ámbitos, desde la conectividad y las competencias digitales a la digitalización de las empresas y los servicios públicos.

En términos generales, la UE ha progresado y mejorado su comportamiento digital en 3 puntos porcentuales en comparación con el año pasado, pero el ritmo podría ser más rápido y la situación varía de un Estado miembro a otro (la brecha digital –entre los países más y menos digitalizados– es de 37 puntos porcentuales, frente a 36 en el DESI de 2014). Dinamarca, Finlandia, Suecia y los Países Bajos lideran el DESI de este año, seguidos por Luxemburgo, Bélgica, el Reino Unido, Irlanda, Estonia y Austria. Los tres primeros en la UE son también los líderes mundiales, por delante de Corea del Sur, Japón y los Estados Unidos. Eslovaquia y Eslovenia son los países de la UE que más han progresado. Pese a cierta mejora, varios Estados miembros, entre ellos Polonia, Croacia, Italia, Grecia, Bulgaria y Rumanía, se encuentran todavía rezagados en su desarrollo digital en comparación con la media de la UE. Los perfiles de países individuales están disponibles en línea.

La Comisión ha presentado ya todas las iniciativas principales que forman parte de su Estrategia para el Mercado Único Digital. Se insta al Parlamento Europeo y a los Estados miembros a adoptar estas propuestas lo antes posible, a fin de que Europa pueda aprovechar al máximo las oportunidades digitales.

Teniendo en cuenta los resultados del DESI, la Comisión presentará en mayo su revisión intermedia de la Estrategia del Mercado Único Digital para indicar en qué ámbitos pueden resultar necesarios nuevos esfuerzos o propuestas legislativas para hacer frente a los retos futuros.

El Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) pone de manifiesto que:

La conectividad ha mejorado, pero sigue siendo insuficiente para hacer frente a las necesidades futuras.

  • El 76 % de los hogares europeos pueden acceder a la banda ancha de alta velocidad (al menos 30 Mbps) y en algunos Estados miembros una proporción significativa de ellos puede acceder ya a redes capaces de ofrecer 100 Mbps o más. Más del 25 % de los hogares disfruta de un abono a la banda ancha rápida.
  • Los abonos móviles de datos están aumentando: de los 58 abonados por cada cien habitantes de 2013 a los 84 de 2016.
  • Los servicios móviles de 4G cubren el 84 % de la población de la UE.

No obstante, esto no basta para satisfacer las crecientes necesidades de velocidad, calidad y fiabilidad de las conexiones en el futuro. El tráfico de internet está creciendo a un ritmo del 20 % anual, y a más del 40 % anual en las redes móviles. El Parlamento Europeo y el Consejo debaten actualmente las propuestas de la Comisión para revisar las normas de la UE sobre telecomunicaciones y para fomentar las inversiones en redes de muy alta capacidad que permitan satisfacer las crecientes necesidades de conectividad de los europeos, junto con los objetivos estratégicos de la sociedad del gigabit en 2025. Asimismo, los Estados miembros deben redoblar sus esfuerzos para alcanzar los objetivos de asignación de espectro armonizado, que ahora incluyen la banda de 700 MHz, de forma que pueda generalizarse la implantación de la próxima generación de redes de comunicaciones (5G) a partir de 2020. La coordinación del espectro en la UE es vital para garantizar la cobertura inalámbrica y los nuevos servicios transfronterizos. Además, los municipios de toda Europa podrán pronto solicitar financiación para llevar la wifi gratuita a los espacios públicos en virtud del programa WiFi4EU de la Comisión.

La UE cuenta con más especialistas que antes, pero persisten las lagunas en las competencias digitales.

  • La UE cuenta con un mayor número de graduados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas que antes (19 titulados por cada mil personas de edad comprendida entre 20 y 30 años).
  • Hay también más especialistas en TIC en la población activa (el 3,5 % en 2015 frente al 3,2 % en 2012).
  • Casi la mitad de los europeos (44 %) no posee todavía capacidades digitales básicas, como usar el correo electrónico o las herramientas de edición, o instalar nuevos dispositivos.

 

Las empresas se digitalizan y el comercio electrónico se desarrolla, aunque lentamente.

  • Las empresas europeas están adoptando crecientemente las tecnologías digitales, como el uso de programas informáticos para el intercambio electrónico de información (del 26 % de las empresas en 2013 al 36 % en 2015) o el envío de facturas electrónicas (del 10 % en 2013 al 18 % en 2016).
  • El comercio electrónico por parte de las pymes también ha aumentado ligeramente, pasando del 14 % de las pymes en 2013 al 17 % en 2016. No obstante, menos de la mitad de estas empresas venden a otros Estados miembros de la UE.

En 2016, la Comisión propuso una nueva normativa para impulsar el comercio electrónico combatiendo el bloqueo geográfico, haciendo más asequible y eficiente la entrega de paquetes transfronteriza y fomentando la confianza de los clientes a través de una mejor protección y vigilancia del cumplimiento. También propuso simplificar el contexto del impuesto sobre el valor añadido para las empresas de comercio electrónico de la UE. Estas iniciativas, una vez adoptadas por el Parlamento Europeo y los Estados miembros, permitirán que la compraventa a través de las fronteras resulte más sencilla para particulares y empresas.

 

Imágenes del artículo: Shutterstock