InicioDestacadas¿Es bueno tener amigos en el trabajo? Las consecuencias de tener a...

¿Es bueno tener amigos en el trabajo? Las consecuencias de tener a tus compañeros en Facebook o Instagram

El trabajo es una de las partes fundamentales de nuestro día a día y marca el ritmo de nuestras vidas. Según Sodexo, pasamos un tercio de nuestra vida trabajando, por lo que compartimos más horas con nuestros compañeros de trabajo (unas 2.000 al año según Gallup) que con nuestra propia familia. Por este motivo, es fundamental plantearnos si es bueno tener amigos en el trabajo y la importancia del valor humano en la empresa.

La consultora independiente Gallup realizó a principio de los años 90 el Q12, un cuestionario con 12 preguntas que identifican el nivel de compromiso de los trabajadores como un sistema de feedback para que los empresarios, directivos y altos cargos pudieran identificar los elementos que ligaban al trabajador con la organización. La pregunta número 10 es esta: “¿Tienes un buen amigo en el trabajo?”. Sus conclusiones a lo largo de los años apuntan a que tener un amigo no es del todo imprescindible pero que ayuda enormemente. ¿Por qué? Muy sencillo; porque compartir los problemas, dudas e inquietudes nos ayuda a relativizarlos y a sentirnos comprendidos en un escenario en el que se nos pide ser productivos.

Sin embargo, la pandemia ha supuesto un terremoto a la hora de establecer vínculos en el trabajo debido a la deslocalización del lugar de producción. Las nuevas sedes con espacios no asignados y el individualismo provoca que en diferentes organizaciones sea más complicados establecer vínculos de mayor confianza. El hecho de no compartir espacios físicos hace que en no haya momentos donde se puedan consolidar vínculos de amistad tan fácilmente.

Después de la pandemia se han acelerado tendencias como la «Gran Resignación estadounidense» o la «Gran Resiliencia española», la renuncia de puestos de trabajo por parte de perfiles con talento debido al agotamiento y a que no se ofrecen las expectativas demandadas. Por ello, el impacto positivo de la amistad en el trabajo es cada vez mayor. El estudio de Gallup asegura que los empleados felices están el doble de tiempo centrados en su trabajo, tienen un 65% más de energía, esperan permanecer en su puesto de trabajo cuatro veces más tiempo y están también cuatro veces más satisfechos con su vida que los empleados que no son felices. El hecho de tener un vínculo emocional con la empresa gracias a las amistades es una parte fundamental de estos resultados.

Tal y como explican en S Moda El País, esta tesis se reafirma en muchas otras fuentes: según la «Encuesta de amistad y felicidad en el lugar de trabajo» de 2021 realizada por Wildgoose, empresa británica experta en teambuilding, el 57% de las personas dice que tener un mejor amigo en el lugar de trabajo hace que el trabajo sea más agradable, el 22% se siente más productivo con los amigos y el 21% dice que la amistad los hace más creativos. Otro dato relevante es el que da Bizneo HR, compañía experta en software de recursos humanos, concluye que un ambiente positivo hace más fácil el logro de los objetivos, incrementa la productividad hasta un 12% y que la implicación personal es mayor cuando se alcanza un determinado vínculo emocional. Ya en 2019, el World Economic Forum publicaba un post animando a transformar a los colegas en amigos. Por su parte, LinkedIn ya advirtió hace unos años que el 46% de los profesionales de todo el mundo cree que tener amigos en el trabajo mejora su felicidad general.

La otra cara de la amistad en el ámbito laboral

Los datos evidencian que crear vínculos con los compañeros de trabajo pueden hacernos sentir más ligados a la empresa, por lo que aumentará tanto el compromiso como la productividad. Pero claro, al igual que creamos vínculos, estos se pueden romper y esa sensación de unión y confianza desaparece. ¿Qué ocurre entonces? Un informe de la Universidad de Rutgers explica que establecer amistades en el trabajo puede ser un arma de doble filo, ya que tanto iniciarlas como consolidarlas puede resultar emocionalmente agotador.

En este sentido, Pam Hamilton, experta en trabajo en equipo y autora del libro  Supercharged Teams: 30 Tools of Great Teamwork, afirmó en una entrevista en Forbes que “algunos de los equipos con peor desempeño que conozco lo forman grandes amigos, pero no son capaces de hacer nada. La investigación de inteligencia colectiva nos dice que los equipos que evitan el conflicto constructivo a favor del consenso toman menos decisiones exitosas porque no se desafían lo suficiente”. Por ello, la amistad también puede afectar de manera negativa en nuestro rendimiento o en el de nuestros compañeros si se producen determinadas situaciuones.

“Venimos a trabajar para lograr algo, ya sea lanzar un nuevo producto o servir a nuestros clientes. Poner la amistad antes que el trabajo en equipo significa que podríamos lanzar un producto inferior porque no queríamos herir los sentimientos de alguien, u olvidarnos de servir a nuestros clientes porque estamos demasiado ocupados pasándolo bien”, apunta.

El impacto de las redes sociales en las relaciones laborales

Las redes sociales han cambiado nuestra forma de establecer y mantener vínculos en todos los ámbitos, incluido el laboral. ¿Puede tu jefe ser tu amigo? El hecho de que estemos más conectados y nuestra vida privada sea cada vez más pública hace que las relaciones que eran meramente laborales hayan pasado a otro plano. Harvard Business Review indicó que el 32% de los trabajadores es amigo de su jefe en Facebook y el 19% se sigue en Instagram. Además, casi siete de cada diez trabajadores tiene el número de móvil personal de su jefe, el 60% ha conocido a su pareja, el 24% ha visitado su casa y el 34% ha solicitado el consejo de su superior sobre asuntos personales.

Por ello, la dinámica entre jefe y empleados ha cambiado con los smartphones y las redes sociales, ya que nuestras vidas privadas son más accesibles y nuestra conectividad es mayor. En este escenario, en el que las dinámicas sociales han cambiado también en el ámbito laboral, tener amistad con tu jefe/compañero es sin duda más fácil, pero también cabe la posibilidad de que existan tensiones o problemas por el hecho de que los límites entre las relaciones laborales y las afectivas se han difuminado.

artículos relacionados

La tendencia que sorprende al sector: ¿qué es el...

El cliente de la era digital exige una comunicación bidireccional, única, directa y personalizada con contenidos de valor.

CaixaBank da un giro de 180º en su sistema...

La entidad bancaria ha integrado herramientas de inteligencia artificial para medir la satisfacción del cliente a tiempo real.

Colocar al usuario en el centro: los factores decisivos...

El 60% de clientes son exigentes en lo referido al servicio de atención al cliente, por lo que las empresas deben asegurar el éxito en cada punto de contacto del customer journey.

Directorio de empresas