Se generan nuevas percepciones y valores de las marcas debido a la transformación tecnológica, social, cultural y la digitalización. El consumidor se ha empoderado con nuevas herramientas para dar su opinión y ejercitar mayores criterios a la hora de la compra. Así lo desvela el estudio Marcas con Valores: “El poder del Consumidor-Ciudadano”, presentado por la agencia 21gramos.

Según datos de la investigación, elegir marcas con valores se consolida como una tendencia. La coherencia, transparencia, confianza y honestidad son los principales valores que los ciudadanos aprecian en las marcas y que condicionan la compra.

Además, un 58% de los encuestados estaría dispuesto a pagar más o elegir una marca con un comportamiento ético frente a otras similares y casi un 60 % optan por una marca que respete el medio ambiente, se preocupe por aspectos sociales cercanos o que cuiden a sus trabajadores. Sin embargo, un 48% de la ciudadanía ejercería boicot y haría todo lo posible por evitar comprar una marca que no cumple con sus obligaciones fiscales.

En el caso del perfil por edades, se constata que los consumidores más jóvenes presentan mayor optimismo hacia las marcas. Dentro de este grupo, al 90% le gustaría tomar decisiones dentro de las marcas y con efectos en toda la cadena de valor.

Otro dato importante que se revela es que los jóvenes apuestan por aquellas marcas transparentes, que ante determinadas situaciones admiten errores, por su parte los baby boomers prefieren las compañías que generen confianza. Al respecto, Marta González-Moro, CEO de 21gramos y líder del movimiento Marcas con Valores, resalta: “El consumidor, cuando compra, ejerce su voto. No se trata de obtener clientes fieles, sino seguidores orgullosos. A día de hoy, la mitad de los consumidores disfrutan difundiendo contenidos de una marca con la que se sienten identificados».

El estudio identifica como gran reto para las marcas el pasar de “hacer con” a “decidir con”. Es decir, el consumidor quiere participar y poder opinar para decidir. Al respecto, el 80% de los consumidores prefieren a las marcas que generen procesos participativos con los clientes. Sobre los desafíos que se aproximan, Marta González-Moro, afirma: “El consumidor cada vez tiene más dilemas porque es consciente que a veces no compra acorde a sus principios. Solo es posible co-construir una sociedad más justa, humana y sostenible si se aúnan las voluntades de los ciudadanos empoderados y las marcas con valores. Es la llamada coherencia compartida”.