Las altas expectativas que tienen los huéspedes sobre determinados servicios han provocado una «lucha feroz» por conseguir ser el hotel más original, moderno y peculiar. La última herramienta que podría inclinar la balanza de nuestro lado llega desde California. Se trata de una plataforma de inteligencia artificial personal mediante la cual se pueden crear avatares en 3D que tienen un aspecto, se comportan y hablan igual que una persona. Más concretamente, una persona que puedes ser tú.

ObEN, como así ha sido nombrada por sus fundadores Nikhil Jain y Adam Zheng, es capaz de crear rápida y fácilmente un avatar 3D que tiene un aspecto y habla exactamente igual que la persona que lo utiliza. Todo lo necesario para que esto sea una realidad es que el usuario se haga un selfie y se grabe entonando unas líneas de texto. Instantáneamente, obtendrá una copia de sí mismo.

Pero la cosa va más allá. Con el uso, el avatar-clon aprende a comportarse como el usuario y puede llegar, incluso, a transformar su voz normal en la voz que utiliza al cantar. Así, se presenta como una tecnología utilizable en diferentes facetas e industrias, como es el caso del sector hotelero. Porque la idea es que esta tecnología haga algo más que comportarse como uno mismo, llegando a ser útil a la hora de resolver dudas, ayudar a coordinar un viaje o llevar a cabo diferentes tareas. Todo ello, bajo el paraguas de seguridad que avala a la tecnología blockchain.

La personalización del trato, su punto fuerte

En este sentido, una de las ventajas que podrían obtener los hoteleros llega en el ámbito de las experiencias. Así, un usuario podría recibir notificaciones mediante Inteligencia Artificial Personal con un avatar de un empleado del hotel o, rizando el rizo, del suyo propio. También, funcionando como un concierge, podría ayudar a los huéspedes a conocer todos los servicios del hotel, sus comodidades o actividades, siempre personalizadas en torno a sus gustos.

Se trata, por tanto, de una manera de ofrecer un servicio de dedicación exclusiva al huésped, brindando una mejor experiencia general, además de optimizar los recursos humanos del hotel. Gracias a su inteligencia artificial, siempre y cuando los usuarios compartan ciertos datos, la herramienta se ajustará automáticamente a la estancia de los huéspedes, refiriéndonos en este caso a aspectos como la temperatura ambiente, sus servicios preferidos o aspectos tan personales como el número de toallas que quieren. En definitiva, un concierge personal las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Un origen peculiar

Para hacerse una idea de la imaginación de esta start-up, hay que remitirse a su origen. Y es que ObEN nace de una discusión entre sus fundadores por lo mucho que sus hijos les echaban de menos durante sus viajes de negocio. La ocurrencia de dejar en sus casas una copia virtual de sí mismos mientras estaban lejos del hogar, fue entonces la primera piedra de este, cuanto menos, peculiar proyecto que ya es una realidad. Aunque, eso sí, por el momento, en los tiempos en los que estamos, sigue sonando a ciencia ficción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here