social media

La pérdida de privacidad es un asunto que preocupa a todos los usuarios de redes sociales. Las primeras generaciones de usuarios lo han vivido con mayor inconsciencia. En cambio, la generación Z, los nacidos después de Google, no se encuentran cómodos relacionándose con internet de la misma manera que lo hacen en el entorno físico, según el estudio del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford.

La mayoría de jóvenes de entre 14 y 17 años revisan con quién y qué comparten en sus redes sociales. “El coste de utilizar internet a menudo lo pagamos en términos de pérdida de privacidad, y ahora empezamos a ser conscientes de ello”, afirma Ferran Lalueza, profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya.

El World Wide Web cumple este 2019 sus treinta años y, las redes sociales son un fenómeno todavía más reciente. Aunque parezca mentira, Facebook solamente tiene quince años. Como explica el profesor Lalueza, “a medida que utilizamos las redes sociales vamos entendiendo las implicaciones que comporta su uso, los riesgos que asumimos y el impacto que pueden tener en nuestra vida”.

La irrupción en nuestras vidas de las redes sociales y, la posibilidad de estar conectados 24 horas al día a través del teléfono móvil, sin duda ha cambiado nuestra forma de relacionarnos. Esto, se ha notado también en el entorno profesional, siendo las redes sociales el nuevo eje de la atención al cliente.

La nueva política de protección de datos y, el uso del big data, nos ha hecho más conscientes de la importancia que tienen los datos privados que colgamos en la red. Por ello, no sorprende que según un estudio de Kantar los usuarios nacidos entre 1995 y 2012, tienen más probabilidades de utilizar bloqueadores de anuncios, alias en línea, aplicaciones para esconder sus imágenes y vídeos o utilizar redes sociales de incógnito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here