Tras las transformación digital experimentada a marchas forzadas a lo largo del pasado año, y con la recuperación de la normalidad en las compañías es necesario tomar el pulso a los cambios tecnológicos y la situación actual de las compañías españolas.

En un contexto actual donde la convergencia de las diferentes fuentes de financiación pública están dibujando una situación de clara apuesta por la digitalización que permitirá acelerar no sólo la vuelta a la normalidad de las organizaciones, sino la verdadera transformación digital del conjunto de la sociedad, IDC Research España en su encuentro anual de Revisión de Predicciones Tecnológicas, ha confirmado que la inversión del gasto TI en nuestro país a final de 2021 alcanzará los 47,8 mil millones de euros, un 4,4% más con respecto a 2020.

El peso de la digitalización será clave en los Fondos Next Generation UE, donde la componente digital de los proyectos podrá ascender a un 20%. Se espera que España gaste alrededor de 30.000 millones de euros en inversiones digitales.

Las áreas tecnológicas que más están creciendo en inversión son cloud, seguridad y movilidad con un 27,6% 9,4% y 13,18% respectivamente. La creciente demanda de mayor agilidad, velocidad y flexibilidad marca el inicio de una nueva generación de soluciones SaaS diseñadas específicamente para una empresa más distribuida y conectada.

La Infraestructura como Servicio (IaaS), continúa en una posición de fortaleza dentro de las organizaciones, donde el 67% de las empresas espera mantener o aumentar su inversión en esta modalidad durante este 2021, con un peso cada vez mayor de las empresas usuarias finales frente a los hiperescalares, o grandes proveedores de servicios cloud que han sido hasta ahora los máximos exponentes de su popularización.

Según José Antonio Cano, director de análisis y consultoría de IDC Research España “la recuperación en cuanto al gasto de TI ha sido acelerada en este 2021 provocada por la búsqueda de una mayor agilidad empresarial que no ha hecho más que aumentar la resiliencia digital”.

Como resultado, las empresas españolas están avanzando hacia la nube distribuida y conectada que se está imponiendo a todos los niveles en nuestro país convirtiéndose la hiperautomatización y analítica del dato en las principales palancas para incrementar la productividad de las organizaciones. “En este sentido estamos asistiendo también a la adopción de nuevas arquitecturas de seguridad para adaptar las empresas al escenario de mercado actual para reforzar la confianza digital. Una vez más, la soberanía del dato es esencial” puntualiza José Antonio Cano.

Por otra parte, la aceleración de la digitación es tal que está resultando prácticamente imposible mantener los niveles de servicio, administrar los costos y garantizar la seguridad y el cumplimiento de normas en arquitecturas híbridas y multinube. Por ello, las empresas están reestructurando su enfoque hacia una adopción de arquitecturas de nube conectadas basadas en automatización, inteligencia artificial y aprendizaje automático.

En este encuentro IDC Research España confirma la urgencia de las organizaciones españolas por plataformas de aplicaciones basadas en tecnologías nativas de la nube que incluyen contenedores y tecnologías sin servidor como un destino atractivo para rehacer aplicaciones heredadas. Como consecuencia, el impulso para modernizar las aplicaciones existentes se acelerará a lo largo de 2022.

Finalmente, el mercado de la ciberseguridad en España rondará la cifra de 1.586 millones de euros a finales de 2021, es decir, un crecimiento del 10% con respecto a 2020.

Imágenes del artículo: Samson, Unsplash