tendencias de employee experience

Up Spain ha presentado el estudio Employee Experience 2022 que recoge las tendencias sobre el estado y percepción de los empleados españoles con respecto a su empresa, el negocio y todos aquellos elementos que afectan al engagement, en el presente y futuro. El objetivo es plantear soluciones de futuro próximo, englobado como las tendencias en materia de compensación y beneficios en los próximos años en las empresas españolas, dependiendo de la generación de cada uno de los miembros de la plantilla.

Nos encontramos, tras más de año y medio de pandemia, con un escenario algo más reconfortante que el que nos dejaba la crisis sanitaria durante los meses de abril y mayo de 2020. La visibilidad del departamento de Recursos Humanos ha crecido exponencialmente y, por fin, desde muchas empresas se ve como una pieza estratégica. Al igual que el cliente está en el centro, las empresas son conscientes de la importancia que tiene cuidar a “su cliente interno”, a su capital más importante, a su equipo, a las personas.

1. Beneficios que se valoran después de la pandemia

Los beneficios sociales han sido, son y serán una pieza clave para los empleados y las empresas, no sólo por las ventajas fiscales que muchos tienen, sino por el valor que los nuevos beneficios aportan a los empleados. La diversidad generacional que vivimos nos obliga a tener un espectro muy alto de beneficios que permitan satisfacer las necesidades de todos los empleados, independientemente de su edad y sexo.

Una de las grandes ventajas de esta época es poder ofrecer exactamente lo que un empleado desea, ya sea un cheque, una tarjeta o pago móvil. Todas estas soluciones aportan un nivel de satisfacción amplio que hace que los empleados consideren indispensables.

El salario emocional, en primer plano 

Llamamos salario emocional a todas aquellas retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa y cuyo objetivo es incentivarle de forma positiva. En un mundo dominado por los KPI, la presencia de un elemento como el salario emocional permite a las empresas engalanar su oferta, su clima laboral y, por ende, su propuesta de great place to work.

El salario emocional es clave para retener talento, por lo que es una de las claves dentro de las tendencias de employee experience. La sociedad, y la vida en general, continúan su inevitable cambio hacia unos nuevos conceptos de comportamiento humano. Esta adaptación a los actuales tiempos y prioridades de las personas afecta muy directamente a las empresas y mundo laboral.

Un ejemplo claro de este cambio de tendencia y preferencias es que los empleados ya no ven el dinero como el único factor a la hora de elegir o rechazar un trabajo, cada vez están dando más importancia a cuestiones no económicas que les ofrezcan una mejor calidad de vida. Estos factores que nada tienen que ver con la remuneración a final de mes son los que engloban el concepto denominado salario emocional.

Si una empresa quiere ser moderna hoy en día tiene que tener una visión de los recursos humanos actual y adaptada a las necesidades que sus trabajadores demandan. El empleado moderno quiere más tiempo para sí mismo y para su familia. Un espacio de trabajo cómodo adaptado a las nuevas tecnologías y un trato con los superiores amable y asiduo son sinónimos de una cultura laboral eficaz, que va de la mano del concepto de salario emocional.

Por otra parte, el teletrabajo está cada vez más presente en las empresas actuales. No solo hablamos de días sueltos en los que por motivos personales o de salud tienes que trabajar desde casa, sino de que la jornada laboral se realice íntegramente a distancia. Muy demandado entre los trabajadores más tecnológicos, el teletrabajo se convertirá, más pronto que tarde, en un aspecto cotidiano en la mayoría de las organizaciones.

2. El empleado en el centro

Como hemos podido comprobar, las empresas se esfuerzan cada vez más en ofrecer a los empleados un entorno agradable para poder desarrollar su carrera, poder aprender y disfrutar de su día a día. Las empresas buscan compartir sus experiencias, contando casos inspiradores del cuidado de las personas y de la exigencia en resultados. La manera en la que hacen negocio determina su sostenibilidad; la sostenibilidad empieza generando entornos de confianza dentro de la compañía.

Los empleados se sienten importantes, parte de una familia, por lo que este punto es vital en las tendencias de employee experience. Hay empresas que son referentes en la gestión de las personas, y transmiten su apuesta de valor para destacar en un mercado competitivo y superar sus objetivos empresariales.

Remuneraciones adicionales con las que atraer y fidelizar el talento 

El cumplimiento de objetivos es la más popular, con un 48,62%. Le sigue muy de cerca (40,99%) el detalle de Navidad, haciendo que sean claves en una de las tendencias de employee experience. Algo alejado de las dos respuestas más destacadas, nos encontramos con el aniversario dentro de la compañía, el cumpleaños y el aniversario de la propia empresa.

El teletrabajo. ¿Es el modelo laboral del futuro?

Para que sea considerado trabajo a distancia o teletrabajo, al menos un 30% de la jornada deberá realizarse en esta modalidad, dentro del periodo de referencia de 3 meses o el porcentaje equivalente, en función de la duración del contrato.

Un 46,90 % de los encuestados reconoce que en su empresa no había instaurado una política de teletrabajo, lo que demuestra que la pandemia nos cogió a todos desprevenidos. Un 27,48 % afirma que en su compañía sí tenían una política de teletrabajo, pero solo en algunos departamentos. Un 13,64% asegura que sí contaban con una política de teletrabajo y, además, bastante flexible.

La brecha digital

En un principio, el desequilibrio digital se percibió como algo pasajero que desaparecería según fuera incrementándose la popularidad de la tecnología y, de hecho, se atribuyó al subdesarrollo. La fractura persiste hoy en día a pesar de la comercialización masiva de dispositivos electrónicos con acceso a Internet. Algunas de sus causas son el alto precio de los dispositivos, la falta de conocimiento sobre su uso o al déficit de infraestructuras para su acceso.

Por su parte, la brecha de uso hace referencia a la falta de competencias digitales que impide el manejo de la tecnología. En este sentido, y por poner un ejemplo, la UIT señala que hay 40 países en los que más de la mitad de sus habitantes no saben adjuntar un archivo a un correo electrónico.

La discriminación tecnológica constituye una forma de pobreza y exclusión social, al privar a una parte de la ciudadanía de recursos esenciales para desarrollarse y generar riqueza. En la pandemia esta brecha se ha puesto de relieve al encontrarse numerosos estudiantes y trabajadores con dificultades para teletrabajar y seguir las clases online. Alguna de sus consecuencias son la incomunicación, el aislamiento y la disminución de oportunidades para encontrar trabajo o acceder a un empleo de calidad.

3. La compensación y el reconocimiento en un futuro no muy lejano 

Un trabajador que se siente valorado y cuidado es un trabajador satisfecho, eficiente y productivo. Por eso, las compañías apuestan cada día más por motivar y cuidar a sus equipos con incentivos y elementos que es aporte un valor añadido, posicionándose como una de las tendencias de employee experience.

Las empresas, y en concreto los responsables de Recursos Humanos, se encuentran ante el reto de encontrar nuevas fórmulas que les permitan aumentar la satisfacción, el bienestar y la confianza de los empleados como vías para incrementar su productividad y atraer o fidelizar talento.

Se habla de empresas saludables, de hábitos saludables, de un entorno healthy pero, ¿es una acción de marketing o es una realidad? El término bienestar laboral es bastante nuevo, pero todos los que están activos saben a que se refiere este bienestar. De un tiempo a esta parte se empezó a dar la importancia que necesita al bienestar de los trabajadores en la empresa.

Antiguamente era más importante la productividad de la empresa que las condiciones laborales de los trabajadores. Había que trabajar mucho para producir más y mejor. La eficiencia era lo que primaba y los beneficios de los trabajadores quedan renegados en un segundo plano. Nos encontrábamos con jornadas laborales infinitas, con un salario bajo, pocas vacaciones y sin pagas extra. Los tiempos cambian y las empresas apuestan por soluciones que inciden directamente en el bienestar de los empleados. No hay mejor forma de aumentar la productividad que sentirse bien con el trabajo que uno hace.

La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. En dicha definición, se establece por tanto la importancia no solo de la ausencia de enfermedades en las personas, sino a su vez, la relevancia de encontrarse bien consigo mismo y su entorno. El 74,28 % de los trabajadores afirma seguir algún tipo de rutina para cuidar su salud física, nutricional o mental.

Las empresas ponen en marcha programas con soluciones destinadas a la promoción de la salud global de los trabajadores, descubriendo los mejores consejos, dietas y rutinas destinadas al cuidado físico, salud mental, cardiovascular y a obtener una alimentación saludable.

Para las empresas, las soluciones de bienestar suponen una fórmula impecable para incrementar la productividad de los trabajadores, mejorar el clima laboral y la percepción de la empresa. Experimentar y medir cómo la mejora del bienestar personal impacta directamente en el compromiso y el sentimiento de pertenencia es fundamental para los departamentos de personas. De momento, un 32% de las empresas cuenta con un plan de bienestar. Es importante resaltar que este porcentaje va en aumentando.

4. El beneficio social del empleado

Los beneficios sociales pueden definirse como las remuneraciones o los beneficios que perciben los empleados de una empresa, a parte de su sueldo, por su trabajo. Estos beneficios no están relacionados con aumentos de sueldo o con pagas extra, lo que lo convierte en una de las tendencias de employee experience, que incluye lo siguiente:

  • Aumento de la productividad: Son muchos los estudios que ratifican que los trabajadores motivados son mucho más productivos, y es indiscutible que los beneficios sociales no solo generan más  compromiso, también aumentan la motivación de los empleados.
  • Ventajas fiscales: Muchas empresas optan por aumentar salarios en lugar de ofrecer beneficios sociales a sus empleados, sin embargo, los beneficios sociales suponen un importante ahorro para el empleado y cuentan con la exención de IRPF como principal característica fiscal.
  • Mejoran la imagen de la empresa: Los beneficios sociales mejoran considerablemente la imagen de la empresa y hacen que esta se convierta en un destino de interés para futuros empleados.
  • Tributan a la seguridad social: Los beneficios sociales cuentan como parte del salario del empleado y por tanto dichos beneficios tributan a la seguridad social.
  • Favorecen la conciliación laboral: La mayoría de los beneficios sociales tienen el objetivo de mejorar la calidad de vida de los empleados y, a la vez, tienen un impacto positivo en la conciliación laboral. Apostar por la conciliación laboral de los empleados es favorable para la empresa porque se reduce el absentismo laboral y aumenta considerablemente la productividad.

Imágenes del artículo: Priscilla Du Preez, Unsplash