La transformación digital se trata de un proceso -y no un cambio abrupto-, basado más en las personas, la gestión y la cultura empresarial que en la tecnología, ha sido una de las principales conclusiones de un reciente estudio publicado por la compañía Claranet.

En esta investigación, que se enmarca en el informe Beyond Digital Transformation: Reality check for European IT and Digital leaders, también se analizó la madurez digital representada por 750 decisores europeos de la Tecnología de la Información (TI), 150 de los cuales forman parte de negocios identificados como líderes digitales.

¿Cómo son los departamentos de TI de los líderes digitales?

El hecho de no estar sujeto a restricciones presupuestarias es determinante no solo en este ámbito, sino también a la hora de liberar el tiempo dedicado en resolver los retos operativos entorno a sus TI. Prácticamente la mitad de las empresas identificadas como líderes (49%) eligen la externalización de servicios mediante proveedores de TI para poder invertir tiempo en innovación y proyectos estratégicos.

Se puede mencionar que las empresas que se encuentran en el inicio de su proceso de madurez digital no externalizan ningún servicio de TI, sino que operan todos sus sistemas in-house y sin soporte. Como resultado, dedican hasta el doble de tiempo en esta labor y además continúan ampliando la distancia con los líderes de su sector.

La adopción del modelo cloud se erige como otro factor diferencial

Mientras los líderes digitales han migrado grandes secciones de su parque de aplicaciones a la nube ganando así una infraestructura escalable que les permite innovar, las empresas en una fase inicial de madurez digital no solo se encuentran por detrás en cuanto a la adopción de la nube, sino que fracasan también a la hora de usar las aplicaciones en las que sus ágiles competidores confían.

¿Qué impacto tienen sus TI en el negocio?

Un 42% de los participantes manifiesta que la agilidad empresarial es una de sus prioridades de negocio. A medida que la madurez digital disminuye, la agilidad se desvanece. Asimismo, casi la mitad de los líderes (48%) sostiene que políticas internas, infraestructura y datos ya no son un obstáculo frente a la implementación de cambios tecnológicos a nivel organizativo.

Agilidad y cambio son factores que impactan directamente en la competitividad de estas empresas, pues el 92% de los entrevistados destaca que la rápida adaptación al cambio que exigen actualmente los mercados y los clientes no supone ningún reto añadido para ellos. Por otro lado, el 77% los líderes digitales desvelan situarse al mismo ritmo de sus competidores o incluso haberlo superado. Este éxito se debe, entre otros factores, a la resolución de conflictos internos, la integración de los sistemas TI a lo largo de la empresa (91%) o la capacidad de extraer información de valor estratégico de sus datos (85%).

La disponibilidad de tiempo y recursos a otras áreas estratégicas queda reflejado en el grado de desarrollo de la experiencia de cliente digital. Casi la mitad de los participantes enfatizan no tener ningún tipo de dificultad en esta área. Contrariamente, las empresas situadas en niveles inferiores en la escala de madurez digital afirman estar ocupadas resolviendo otras necesidades, como la fiabilidad de sus aplicaciones, la consistencia o la extracción de valor de sus datos.

Cabe señalar que los líderes digitales afirman ser capaces de ofrecer a sus clientes aplicaciones fiables (87%) y mobile-friendly (85%), así como satisfacer sus demandas (86%). Revelan, además, conocer el comportamiento y preferencias de sus clientes a través de sus datos (86%) y de haber encontrado el equilibrio adecuado entre la interacción digital y humana con sus clientes (86%). Con todo ello, el 81% de líderes digitales aseguran haber conseguido entregar una experiencia de cliente consistente.