No cabe duda de que los escenarios de trabajo actuales ya no son los mismos. La pandemia, además de transformar nuestra manera de percibir y afrontar nuevas situaciones, ha modificado las rutinas de trabajo. Sin lugar a dudas, este gran cambio, ya implantado en casi la mayoría de empresas de todo el mundo, puede afectar a la motivación y la implicación de los empleados.

Aunque el trabajo en remoto puede tener múltiples beneficios, la desconexión del ambiente laborar y el cambio de rutina puede provocar la pérdida de concentración y productividad de los empleados. Es por eso, que ahora, trabajar en la experiencia del empleado es más necesario y beneficioso para la empresa que nunca.

El sentido de la employee experience es lograr que los empleados estén implicados en la empresa y encuentren esa satisfacción tan perseguida en la realización de su trabajo y el engagement con la empresa. Para ello, es necesario trabajar en un conjunto de experiencias para lograr que su percepción y expectativas sean las más ajustadas con su realidad.

De la misma forma que no hay dos percepciones, ni personas iguales, tampoco deberían de existir dos empresas iguales. Desde ICR-Evolution, a través de su E-Book «Employee Experience: la clave para retener el talento en tu empresa», plantean una serie de pilares que en función de la empresa y los trabajadores te ayudarán a diseñar la Employee Experience que más encaja con la experiencia y la percepción de cada uno de tus trabajadores.

Entre los aspectos más destacados se encuentran conocer las motivaciones del empleado, dotar a los trabajadores de equipos tecnológicos o la personalización de determinadas acciones. En definitiva, la employee experience es el resultado de las expectativas del empleado menos la percepción de su situación actual.

Descubre los pilares fundamentales para establecer una estrategia de employe experience, de la mano del E-Book de IRC-Evolution.

Imágenes del artículo: Brooke Cagle, Unsplash