norbert monfort

Autor: Norbert Monfort, CX Ambassador y fundador de Monfort Ambient Management

¡Vaya novedad ¿verdad? decir que los tiempos cambian! Cambian tanto que incluso la manera de interiorizar contenidos y conceptos ha cambiado. Yo me formé y me sigo formando mucho y para ello me he machacado muchas horas en la silla, sillón delante de libros, pero hoy en día lo que hace falta es estar activo, aprender haciendo. Para aprender hay que levantarse, para formarse basta con sentarse.

Esta ruptura de paradigma es esencial para estar en sintonía con lo que las organizaciones necesitan y lo necesitan para dar respuesta a nuestras nuevas necesidades como clientes, como consumidores.

Cuando el ritmo de cambio de nuestras organizaciones es menor que el ritmo de cambio de la sociedad…, el final está cerca.

El problema nuevamente es que no desaprendemos y por lo tanto seguimos creyendo en la necesidad de todo tipo de Máster’s (y no digo que no sea útil un MBA o cualquier otro tipo de formación en una Business School) para estar “reciclados”. La necesidad está en formaciones activas, formaciones en las que hagamos cosas no tan solo que pensemos en lo que tenemos que hacer.

¡Hay que aprender haciendo!

Estamos en un momento, siempre lo ha sido, pero ahora creo que mucho más en el que hacer es mucho más importante que decir. No sirve decir que sabemos o tal vez es cierto que sabemos si no somos capaces de hacer y demostrar.

Nos ha ido fenomenal formarnos a la vieja usanza. Recordad aquel cuento del ratón que ve un frasco lleno de granos y empieza a comerlos. No es consciente que poco a poco al ir comiendo esos granos, él va bajando en el frasco y llega un momento que cuando está comiendo los últimos granos ya no puede salir del frasco por estar demasiado hundido en el fondo. Estaba feliz pero no pensó (es un ratón y no nosotros no) que podía ser su final. Tal vez aprendió o desaprendió pero ya fue tarde…

Los placeres a corto plazo pueden llegar a convertirse en un desastre a medio plazo.

Cuando percibas que las cosas te salen fáciles, vigila y no caigas en la percepción errónea, es IMPOSIBLE vivir ya en un mundo fácil. La dificultad, la continua adaptación, la continua salida de esa maldita zona de confort es la única vía de supervivencia.

Cuando no estás utilizando tu potencial lo estás perdiendo.

Tal vez estamos en un momento en el que la mejor manera de aprender es cooperativamente. La interacción con otras personas nos hace mejores. La interacción con otras personas nos hace entrar en cuestionamientos y los cuestionamientos nos hacen crecer. Olvidemos el silencio organizacional y olvidemos que la mejor manera de relacionarse es la no conflictividad. El debate nos hace resilientes y nos hace utilizar todo nuestro potencial.
Recuerdo una frase de un empresario estadounidense, Jim Rohn, que me marcó: “eres el promedio de las cinco personas que te rodean”.

Tú decides, una vez más está en ti, que puntuación quieres obtener ¿prefieres rodearte de gente potente o de gente que te ría las gracias?”.

Gracias a las posibilidades que ofrece la digitalización y al desarrollo progresivo de una sociedad basada en el conocimiento, los puestos de trabajo se están transformando. Los sistemas inteligentes se han vuelto cada vez más «inteligentes» al proveerles de mejores capacidades de aprendizaje automático o machine learning. Los robots se están haciendo cargo de actividades físicas, rutinarias y de aquellas que requieran gran precisión.

No sería raro que en unos años, el cirujano más buscado no tenga nombre y apellido, sino modelo y número de serie.

Frente a los desafíos laborales de este siglo, no veo un futuro lleno de desempleados que fueron reemplazados por robots; en cambio, veo organizaciones más creativas e innovadoras, que entienden que la innovación empieza en la gente, que valoran y fortalecen el capital humano, decisivo en economías y mercados cambiantes.

Es por ello que considero tres grandes bloques de aprendizajes para estos momentos en este mundo BANI.

1. Habilidades de aprendizaje e innovación

  • Creatividad e innovación
  • Pensamiento crítico y resolución de problema
  • Comunicación
  • Colaboración

2. Habilidades de información, medios y tecnología

  • Alfabetización en información
  • Alfabetización en medios
  • Alfabetización en TIC (Tecnología, Información, Comunicaciones)

3. Habilidades para la vida y carrera profesional

  • Flexibilidad y adaptabilidad
  • Iniciativa y autodirección
  • Habilidades sociales e interculturales
  • Productividad y responsabilidad
  • Liderazgo

Ante la posibilidad de que los robots o determinado software reemplace paulatinamente a las personas en sus puestos de trabajo, creo que es importante recordar aquello que nos hace humanos y nos diferencia de las máquinas; siempre se necesitarán mentes creativas, equipos innovadores y propuestas que guíen el desarrollo sostenible, aseguren la sobrevivencia y el bienestar de la humanidad, aspectos que no están ligados solamente al desarrollo tecnológico, sino a nuestra capacidad de repensarnos como sociedad y de generar soluciones transversales que al mismo tiempo que generan valor, aseguran el futuro del planeta.

Si el planeta Tierra fuera una empresa, sin duda estaría en la constante búsqueda de talentos y me permito decir una obviedad como cierre de este artículo: Lo principal en una organización es tener gente buena que sea buena gente.

Imágenes del artículo: Foto de Belinda Fewings en Unsplash