Oficinas flexibles

La pandemia y la transformación digital han provocado que los modelos laborales actuales sean más flexibles a la hora de elegir cómo trabajar. El trabajo remoto y el modelo híbrido ya se han consolidado y desde entonces se ha incidido en la búsqueda de soluciones para conseguir la mayor comodidad posible desde cualquier espacio. Por ello, la apuesta por modelos de espacios ágiles busca que los empleados puedan trabajar como  y cuando quieran, lo cual no significa que tenga que ser estrictamente desde sus casas. Es este contexto donde las oficinas flexibles están cobrando importancia de manera exponencial.

Cada vez son más los directivos que deciden cambiar la estrategia de workplace de sus compañías, no solo por el ahorro de costes, sino también por la retención de talento. El aumento de la influencia del coworking o espacios flexibles se debe en gran parte a que muchas empresas optan por estos entornos para incrementar la productividad y bienestar de los empleados, consiguiendo que los profesionales cuenten con un entorno más útil y práctico en el que desarrollar su jornada laboral de manera más efectiva.

Se espera que esta tendencia de trabajo siga creciendo a lo largo de 2022. «Los espacios flexibles van en sintonía con el nuevo mercado laboral, permitiendo que las empresas adapten sus oficinas a las necesidades de cada momento» señalan desde Lexington, operador pionero de espacios de trabajo flexible en nuestro país.

Según un informe elaborado por CoworkingSpain: Madrid, Barcelona y Valencia son las ciudades donde este modelo flexible está más desarrollado, seguido de Sevilla y Málaga.

Los beneficios de los espacios flexibles son numerosos; no obstante, destacamos aquellos que merecen una mención especial:

  • Optimización de costes: Desde hace varios años, las oficinas flex se han convertido en una forma innovadora de poder tener un espacio de trabajo completamente equipado sin incurrir en aquellos costes iniciales, de suministros o de mantenimiento que supondría un alquiler convencional.
  • Flexibilidad: Los espacios de coworking ofrecen planes por horas o modalidades híbridas, además de adaptarse al tamaño de la plantilla en cada momento.
  • Networking efectivo: Estos espacios permiten crear conexiones entre las empresas y es mucho más factible entrar en contacto con nuevos partners o clientes potenciales.

Estos nuevos espacios de trabajo ayudan, sin duda, a atraer y retener nuevos talentos. Según el barómetro mensual de TIC Monitor, el año 2022 es considerado el año de la recuperación para muchas empresas y sectores que se han visto golpeados por la pandemia. Por ello, las organizaciones ya están creando estrategias de retención de empleados con el objetivo de tener el mayor talento posible en plantilla.

Una situación que se traduce también en el aumento de las preferencias de los profesionales por adquirir nuevos conocimientos en todo lo relacionado con la digitalización, como es el caso del Big Data, software, ciberseguridad o cloud computing, entre otros.

En relación a este punto, desde Lexington resaltan la importancia de los recursos que los espacios de trabajos flexibles como estas «oficinas» ofrecen a las empresas para su buen desempeño tecnológico: «No solo ofrecemos ubicaciones y espacios en condiciones flexibles que facilitan las conexiones e inspiran a los equipos de trabajo, sino que una de nuestras principales premisas se basa en que las instalaciones estén preparadas tecnológicamente para absorber las demandas más exigentes: anchos de banda dedicados, instalaciones y mantenimientos ad-hoc, lectores de huella digital, salas de reunión o formación con tecnología híbrida, digitalización de procesos, plataformas de comunicación online, etc.».

Imágenes del artículo: Cedida por Lexington