InicioTendenciasInteligencia ArtificialDescubre la paradoja del 'valle inquietante'

Descubre la paradoja del ‘valle inquietante’

Los avances de la robótica nos acercan este curioso rechazo hacia los androides que se asemejan físicamente al máximo a los humanos

El valle inquietante, o valle inexplicable, es un fenómeno originado por la evolución de la robótica. Se trata de una hipótesis, cada vez más fundamentada, del área de la robótica y la animación 3D, que asegura, que cuando dichos robots se asemejan al extremo a nosotros en apariencia y comportamiento, instintivamente nos producen una sensación de rechazo.

La perfección de la robótica

La hipótesis tiene su origen hace más de cinco décadas, exactamente en el año 1970. Formulada originalmente por el profesor especializado en robótica Masahiro Mori, con el nombre ‘Bukimi no Tani Genshō’, asegura que a medida que la apariencia de un robot es más humana nos proporciona una emoción positiva.

Existe un determinado grado de ‘humanización’ en el
que el rechazo y la repugnancia se manifiestan

El robótico japonés casi centenario, de 95 años de edad, afirmó que, a pesar de la tendencia anteriormente descrita, existe un determinado grado de ‘humanización’ en el que entra en juego el famoso ‘valle inquietante’. Tras ello, toda esa tendencia pega un vuelco y se invierte, dando paso al rechazo y la repugnancia.

El valle inquietante es fruto de los avances de la robótica
Gráfico que ejemplifica el ‘valle inquietante’. Edgar Talamantes / Wikimedia Commons

¿Cuáles son los motivos de este rechazo?

No hay una afirmación precisa ni contundente. No obstante, varias hipótesis apuntan a que nuestros mecanismos evolutivos enfocados en asegurar la supervivencia de la especie humana se interponen entre nuestros sentimientos de afección sobre estos robots.

La primera de ellas se basa en la elección de la pareja. Sugiere que de forma instintiva nuestro cerebro descarta a estos robots debido a que reconoce que no son seres fértiles que vayan a continuar nuestra línea evolutiva.

Enfocada en algo muy similar, otra hipótesis indica que tenemos la habilidad de detectar alteraciones de carácter negativo en otros humanos. Estas distorsiones presentes en los robots nos causan rechazo debido a que las asociamos con enfermedades físicas o psicológicas.

La creadora de esta hipótesis, Thalia Wheatley, sugiere que la sensación de aversión ante algo que se asemeja en gran medida a algo humano, pero que al mismo tiempo da claros indicios de que no lo es, desarrolla un mecanismo de defensa natural contra la idea de enfermedades o muerte.

¿Desaparecerá en algún momento este fenómeno robótico?

La pregunta es clara y la respuesta debería serlo: . El factor determinante de este acontecimiento recala en el hecho de no apreciar sentimientos ni comportamientos humanos en estos robots. Por ello, en el momento en el que la tecnología avance tanto como para conseguir que estos androides sientan, padezcan y vivan a nuestra imagen y semejanza, ya sea en 50 años o en 500 años, podremos decir que el ‘valle inquietante’ es historia. ¿Llegaremos a presenciarlo? La carrera tecnológica lo dirá.

artículos relacionados

IA, el imprescindible para construir relaciones duraderas con los...

Entre las tendencias más destacas en el mundo del marketing para este año 2023 destacan el aumento continuo del uso de vídeos y contenidos multimedia, la importancia de la privacidad de datos en el usuario digital y las campañas de apoyo a causas sociales.

4 iniciativas de contact center que no puedes ignorar

El autoservicio permite a los contact center mejorar la experiencia del cliente ya que brinda a los usuarios lo que quieran, cuando lo quieran

La importancia del big data en la sanidad

La pandemia demostró la urgente necesidad de trabajar con el big data en el sector sanitario

Directorio de empresas