Experiencia del empleado

El escenario macroeconómico actual, dominado por la crisis de semiconductores y la guerra de Ucrania, está impactando de manera decisiva en las prioridades de inversión en tecnología para este segundo semestre del año. Es la principal conclusión de IDC España en su encuentro anual de revisión de predicciones donde ha confirmado que la inversión del gasto TI en nuestro país a final de 2022 alcanzará los 51.400 millones de euros, un 3,5% más con respecto a 2021. Además, otra tendencia creciente es el auge de plataformas de gestión de la experiencia del empleado, que se comprueba con un incremento en Europa del 24%.

La experiencia del empleado, en auge 

Este último dato se debe a que en las organizaciones se está produciendo una transformación del puesto de trabajo. La experiencia de los empleados se ha puesto en valor, como lo demuestra que el 85% de las organizaciones considere que su mayor compromiso se traduce en mayores ingresos, ya que es clave para retener talento. La presente aceleración del trabajo supone una readaptación de los espacios. Para gestionar este proceso se tienen en cuenta tres factores:

  • Reordenación de espacios físicos.
  • Incorporación y adaptación de nueva tecnología.
  • Nuevos modelos operativos.

Si bien hemos visto como modelos de trabajo como el híbrido cada vez tienen mayor presencia, puede que la falta de chips y silicio a nivel mundial sean un inconveniente. ¿Por qué ha crecido tanto la importancia de la experiencia del empleado? Por la denominada «gran renuncia», la cual supone el abandono de puestos de trabajo de forma voluntaria porque los trabajadores consideran que pueden encontrar condiciones laborales que se adapten mejor a su estilo de vida.

Microsoft define esto como la paradoja digital, en la que todos queremos una mejor conciliación y reducir nuestros niveles de estrés. Además, IDC afirma que hay una correlación directa entre una buena experiencia del empleado, una mayor satisfacción del cliente y un incremento de los ingresos de la empresa. Esta es una de las claves en las tendencias de employee experience de 2022.

La digitalización y la sostenibilidad, claves en las empresas 

El peso de la digitalización es cada vez más potente en el PIB de nuestra economía provocado especialmente por tres factores como la llegada de los Fondos Next Generation UE, la creciente preocupación por la sostenibilidad y a la readaptación de los entornos de trabajo más enfocados a la experiencia del empleado. En IDC España lo tienen muy claro: en 2023, el 50% de las organizaciones generará más del 40% de sus ingresos a partir de productos y servicios digitales.

El 72% de las empresas considera la sostenibilidad como una de las principales prioridades de su negocio, ya que supone hasta un 12% de ahorro en el desarrollo de arquitecturas sostenibles para racionalizar, identificar y desacoplar las aplicaciones de alto consumo energético. De hecho, se está produciendo una modificación a la hora de establecer contratos, ya que ahora se incluyen cada vez más determinados objetivos de sostenibilidad. De hecho, la sostenibilidad y la digitalización van cada vez más de la mano, tal y como explicamos en el artículo sobre Big Data y sostenibilidad ambiental.

«También influye la tendencia hacia la colaboración empresarial iniciada tras el confinamiento de 2020 con un 30% de las empresas europeas centradas en compartir e intercambiar información relacionada con clientes, proveedores y operaciones de negocio”, puntualiza Jorge Gil, director general de IDC España.

Así las cosas, la nube distribuida y conectada se está imponiendo en las organizaciones “las empresas se están concienciando de que deben aprovechar la analítica del dato como palanca para incrementar no solo su productividad, sino también la de sus empleados mejorando su experiencia. La confianza digital gana enteros en cualquier organización, incluso en las pymes” continúa Jorge Gil.

Por otra parte, según José Antonio Cano, director de análisis, se consolida el triple objetivo de los nuevos modelos digitales emergentes: incrementar la satisfacción del cliente, la productividad de las organizaciones y mejorar la experiencia del usuario para ganar ingresos. “Los CIOS están siendo evaluados según su capacidad de co-crear nuevos modelos de negocio. El 37% ya se ve capaz para ello en menos de un año de acuerdo con nuestras encuestas”.

En este sentido, las operaciones se están moviendo masivamente a cloud en búsqueda de la ansiada agilidad empresarial. Proliferan las aplicaciones y desarrollos nativos en la nube para como palanca de creación de valor. El 62% de las empresas en Europa y el 67% en España esperan mantener o incrementar el gasto en IaaS en 2022, estiman en la consultora.

El encuentro también ha revelado que la inteligencia artificial está muy presente en la vida empresarial de nuestro país. Las inversiones en IA crecen en España un 28% en 2022 presentando un CAGR 2021-2025 del 30% impulsadas por la parte de servicios y de software.

En cuanto a la ciberseguridad, son tres los grandes retos a los que se enfrentarán las organizaciones en el último semestre de 2022. Ataques de ciberseguridad cada vez más sofisticados, requisitos normativos cada vez más complejos y la existencia de una infraestructura informática y de seguridad fragmentada. Las previsiones de IDC España apuntan a que el mercado de la ciberseguridad en nuestro país rondará la cifra de 1.749 millones de euros a finales de 2022, es decir, un crecimiento del 7,7% con respecto a 2021 y un CAGR hasta 2024 del 8%. Si quieres saber más, aquí te explicamos cómo crece la inversión en ciberseguridad en cada región.

 

Imágenes del artículo: Fotografía propia