El calor amenazaba el día, y además de caer, subía desde el suelo envolviendo todo lo que quedaba en medio. Pero una sensación como de victoria se iba apoderando del ambiente. La pócima mágica de los Platinum Contact Center Awards cambiaba el clima y el ánimo.

Y es que diez años dan para convertirse en un mago experto. Los Platinum abrían la puerta del Teatro Goya de Madrid y hacían entrar a los invitados de gala y con una sonrisa. Una bienvenida refrescante que servía para encontrarse con los demás afortunados. Casi trescientas personas que fueron entrando en al auditorio llevados por la prisa del que tiene que anunciar buenas noticias.

La varita la llevaba el Mago More, que a pesar de su nombre, como el mismo reconoce, la magia se entiende perfectamente sin él. Aunque multiplicó por más de dos el dinero de uno de los invitados a la gala, el espectáculo era él mismo, sin artificios ni trucos. La naturalidad de una persona con gracia y desparpajo, aunque el público temiese ser el blanco de sus comentarios. Y a alguno le tuvo que tocar esa suerte. El primero fue Ignacio Rojas, presidente de Peldaño, con el que bromeó sobre los colores futboleros que comparten. Y es que las pasiones no se pueden ocultar.

Y así empezó de manera improvisada Ignacio Rojas su discurso, como encontrándose con un amigo de hace tiempo, para retomar después la idea con la que subía al escenario. La idea venía prestada de Alessandro Baricco, reconocido autor italiano que en un ensayo recientemente publicado ‘The Game’, hace una reflexión sobre nuestro encaje en lo que él denomina la nueva civilización digital.

El valor de las personas

No había mejor lugar que los Platinum para ese debate: El equilibrio entre lo digital y las relaciones humanas. La reacción buscada por Ignacio era crear mayor conciencia sobre el valor que tienen las personas, una de las claras conclusiones que pudimos sacar de Contact Forum, al que hizo referencia Ignacio. No hay personas sin comunicación, y qué mayor muestra del valor de esta que ser parte esencial de la propia existencia del ser humano. Tenemos que hablar para que nos conozcan, y mejor contar el cuento nosotros. Poniendo de ejemplo y dando las gracias a los patrocinadores de los Platinum (Callware, Platinum; Lanalden y Transcom, Gold; Bosch, Emergia y Odigo, Experiencias; y GoContact, Colaborador) el presidente de Peldaño animaba a las empresas: «el sector avanza vertiginoso aplicando tecnologías innovadoras y si esto no se cuenta es como ni no hubiera pasado. Porque comunicar es darse valor a uno mismo y a su trabajo». Por eso los Platinum Contact Center Awards son tan necesarios. Significan el éxito del esfuerzo, la apuesta por la innovación, y sobre todo, el buen hacer de las personas que integran las empresas. Sin duda Baricco se quedaría tranquilo tras esta fiesta, el sector demuestra entrar con buen pie en la nueva civilización digital. “¡Enhorabuena a todos!”, concluyó.

Tras la bienvenida de Ignacio Rojas, era el momento de anunciar a los premiados. De dos en dos fueron subiendo al escenario, encontrándose en la escalera, a veces de un lado, a veces del otro. Empresa y solución, solución y empresa. Las diez mejores estrategias de experiencia de cliente y los once mejores proyectos de innovación tecnológica en el sector de atención al cliente. ¡Y qué bien sonaron las palabras en nuestros oídos!

Todos somos conscientes del esfuerzo que está haciendo el sector para impulsar y animar a sus profesionales a seguir mejorando sus condiciones y procesos. Este mensaje fue repetido por la mayoría de premiados a la vez que agradecían a Contact Center Hub, a Peldaño y a su presidente. También hubo discursos dignos de una ceremonia de los Premios Goya, aprovechando el nombre del teatro. Y el agradecimiento de parte de las empresas de contact center a sus partners y viceversa. Una de las anécdotas de la noche fue cuando el Mago More pidió manos en alto para llamar a un contact center. Le tocó a Accepta y a un agente que debió recibir un bonus por su impecable atención. Eligió carta y barajó de manera imaginaria para que More, ahora sí con cartas de verdad, mostrará la que él había pensado levantando el aplauso del público.

Uno de los momentos más celebrados no podía ser otro que la entrega del Platinum Contact Center Award 2019 que premió al mejor contact center del año. Lanalden, que recibió la estatuilla de manos del director de las áreas de contact center y seguridad de Peldaño, Iván Rubio, fue una de las grandes triunfadoras de la noche. «Este premio es el reconocimiento a muchos años de esfuerzo y dedicación. Gracias a nuestros clientes y a los casi mil profesionales de Lanalden que con su ilusión, energía y ganas hacen que seamos más grandes cada día», declaró emocionada Mercedes Chalbaud, directora de desarrollo de negocio y marketing de Lanalden.
El último aplauso cerraba el telón del Teatro para dar paso a una cena en el jardín que había convertido el calor en música y en los manjares más exquisitos. Otro trago más (el penúltimo) de la pócima mágica de los Platinum Contact Center Awards. Y al ritmo de un grupo de jazz los premios de una noche de verano terminaron con tiempo para compartir otro momento más en la barra libre.

Es una suerte estar bien rodeado, y es un placer ver tu trabajo recompensado en la satisfacción de todos. Sin duda, y quizá pecando de entusiastas pero no de prepotentes, este año estamos enormemente satisfechos, y que sirva esta energía para empujarnos a nosotros y a vosotros, pues vamos todos en el mismo barco. ¡Salud!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here