Spotify escuchar

Seguramente no hace mucho que hayas entrado en Spotify por última vez para escuchar esa canción que no te puedes sacar de la cabeza últimamente. Es probable que ni si quiera hayas tenido que buscarla, sino que te ha salido directamente al abrir la aplicación y solo has tenido que pulsar en ella para empezar a escucharla. Además, en la propia pantalla de inicio, te aparecen diferentes listas de reproducción, recomendaciones y otras canciones que te gustaban y, de repente, te apetece volver a ellas. ¿Cómo consigue Spotify saber qué te apetece escuchar en cada momento? 

Lo primero, hay que tener en cuenta que el éxito de las compañías basadas en la suscripción mensual se basa en la cantidad de horas de contacto con el servicio que se consiguen generar. Además, estos catálogos presentan miles de referencias, por lo que cada decisión que tomas a la hora de consumir un determinado tipo de producto va definiendo tu perfil en busca de una mayor personalización del servicio.

Spotify potencia al máximo este modo de acción y trata que cada usuario escuche el máximo de horas posible mediante una sofisticada arquitectura tecnológica. Si bien es cierto que otras plataformas de suscripción que ofrecen contenidos multimedia utilizan la misma fórmula, basando su funcionamiento en la inteligencia artificial, datos y algoritmos, Spotify se diferencia por la magnitud de su oferta: su catálogo está conformado por 70 millones de canciones e incorpora una media de 60.000 al día. El objetivo de Spotify, ante tal cantidad de oferta, es impulsar un flujo de escucha de cada usuario a lo largo de todo el día a través de predicciones sobre lo que quiere escuchar en cada momento.

Spotify es una aplicación que está en contacto constante con el cliente, pero para comenzar el flujo es necesario engancharlo, por lo que tu música favorita se encuentra mayormente en la página de inicio mediante varias selecciones personalizadas. No solo son canciones sueltas, sino que también aparecen discos enteros, listas de reproducción o podcast con tal de fidelizar clientes. 

La inteligencia artificial sabe qué quieres escuchar cuando abres Spotify 

Tal y como se indica desde Business Insider, todas las canciones que se incorporan al catálogo de Spotify se analizan individualmente de forma pormenorizada. La plataforma revisa todos los metadatos que el proveedor facilita: título, fecha, nombre del intérprete/s, autor de la letra, productor, discográfica, fecha de lanzamiento, género y subgénero, idioma, instrumentos empleados, tipología de la canción (por ejemplo, si es una versión, un remix, acústica o instrumental), tipo de artista etc. Pero esto no se queda aquí, sino que va mucho más allá: se recogen los datos que surgen mediante un análisis de las pistas de audio.

El análisis del audio en bruto permite al sistema aislar más características sobre cada canción: estilo, cómo la percibe el usuario, qué emociones despierta… Y esto no es todo, ya que también se llega a un análisis del «lenguaje natural» a partir del contenido de las letras o cómo se habla de cada canción en sitios externos (blogs, webs, revistas online…).

Si por un lado vemos que realiza un análisis profundo de cada canción, por otra parte también se lleva a cabo un análisis del propio usuario, que es monitorizado en cada sesión iniciada. Spotify es capaz de analizar la huella digital generada ya sea a través de acciones directas (canciones guardadas, me gustas, listas creadas…) o indirectas (duración de cada sesión, canciones en bucle, canciones saltadas…). Además, también se tienen en cuenta datos contextuales como la hora del día, el dispositivo del usuario, la ubicación geográfica…

Por lo tanto, el sistema de recomendación y personalización de Spotify que te ofrece aquello que quieres escuchar funciona en base a la integración de toda la información obtenida de las dos fuentes de información: contenidos y usuarios. Así se configuran las listas de reproducción como Radar, Descubrimiento semanal, Hecho para ti, Sumérgete de nuevo en tu música… ¿Cuál es el creador de estas recomendaciones? BaRT (Bandits for recommendations as treatments), una inteligencia artificial que utiliza todo aquello que el sistema aprende a partir de cada sesión y canción cargadas. Aprende y predice cada vez mejor qué quieres escuchar mediante un mecanismo que valida o desecha cada sugerencia. De esta forma, te muestra aquellas canciones que mayores probabilidades de reproducción tengan para ti en cada momento.

Cabe destacar que el sistema pretende comprender el porqué de cada elección en cada momento, por lo que factores como el estado de ánimo, las canciones saltadas, las características predefinidas de cada playlist o los tiempos de escucha son importantes. Como curiosidad, uno de los indicadores más valiosos es qué ocurre en los 30 primeros segundos de una canción, ya que si la reproducción supera ese tiempo se genera una asociación positiva y se comienzan a generar datos que permiten al sistema aprender de cada usuario. Este es un claro ejemplo de las soluciones de la inteligencia artificial que impulsan la ventaja competitiva de las empresas.

Imágenes del artículo: Thibault Penin, Unsplash