Un reciente proyecto de investigación encargado por Claranet revela que las organizaciones afrontan un amplio abanico de obstáculos organizativos, técnicos y operativos a la hora de implementar cambios. Los líderes empresariales deben considerar las aplicaciones e incremento de la automatización en el centro de la estrategia de la Tecnología de la Información (TI).

A partir de los resultados estudio, Michel Robert, Managing Director de Claranet UK, señala tres factores que están creando los nuevos imperativos para el cambio y que son los causantes de que las organizaciones no estén convencidas sobre el concepto de «transformación digital»: mayores niveles de competencia, el incremento de demandas de cliente y el decrecimiento de los niveles de tolerancia en cuanto a fallos e inflexibilidad de los sistemas de TI.

En palabras de Robert, «empresas de toda Europa están ciñéndose gradualmente a prácticas de TI más progresivas en sus operaciones y hay un claro reconocimiento de la importancia de las aplicaciones en la mejora de la experiencia de cliente, pero existen barreras que frenan la adopción de estas prácticas”.

Además, alrededor de una de cada diez empresas europeas indican que sus aplicaciones e infraestructura que las soportan se encuentran en términos de estabilidad, fiabilidad y capacidad de respuesta; los sistemas de TI aún están fragmentados en la mayoría de casos y los conjuntos de datos son enormemente dispares.

Por otro lado, los cambios radicales en los activos TI, explica Robert, suponen riesgos, proyectos abrumadores, que raramente se ciñen al presupuesto y a menudo se alargan más de lo previsto. “Estamos viendo que adoptar una aproximación al cambio basada en la continuidad es la fórmula que siguen las empresas que están teniendo éxito”, añade. Asimismo, los proveedores de confianza juegan un papel relevante para estas empresas y señala dos razones principales: por un lado, libera al equipo de las cargas de mantenimiento y mejoras diarias, por lo que pueden dedicarse a proyectos estratégicos; por el otro, pueden dedicar sus especializaciones para determinar dónde dirigir las cargas de trabajo para generar mayor valor al negocio.