Diferenciarse y enamorar a sus clientes son dos objetivos comunes en las empresas que quieren mantener su competitividad. Las empresas apuestan por la responsabilidad social corporativa (RSC) para dirigir su actividad de manera sostenible y ética, e impactar positivamente en sus clientes.

En un mundo globalizado donde cada vez hay más comunicación e interdependencia entre los diferentes países del mundo, las empresas buscan mejorar su situación con respecto a sus competidores y en la búsqueda de esta diferenciación ha ganado protagonismo el concepto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

En los últimos tiempos, las empresas españolas han tomado conciencia de que una gestión responsable puede generar mayor competitividad y sostenibilidad en la organización y generar beneficios para la sociedad.

Si la RSC se implementa en toda la estructura corporativa, incluyendo a todos los trabajadores de la organización, la empresa puede alcanzar una serie de ventajas que reportan grandes beneficios, tanto para la propia organización como para los clientes. Las marcas con conciencia social y que demuestren inclusión y diversidad con sus acciones serán las que triunfen.

La RSC es la forma de actuación adoptada por las empresas para dirigir su actividad de manera sostenible y ética, disminuyendo el impacto negativo que las compañías tienen sobre sus grupos de interés (clientes, empleados…), el medio ambiente y la sociedad en general.

Beer&Food, el primer grupo español de restauración en adherirse a la red española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, es un buen ejemplo.

El grupo, que cuenta con más de 400 establecimientos en España, de marcas tan conocidas como Tony Roma´s, Tommy Mel´s, Cervecería Cruz Blanca, Carl´s Jr., Gambrinus, Official Irish Pub o La Chelinda, ha puesto en marcha diversas iniciativas que apoyan el cambio a una economía eficiente y demuestra la vocación de servicio público y el sentido de la responsabilidad que la compañía tiene con la sociedad.

Una de las acciones más llamativas es la que puso en marcha al inicio de la pandemia bajo el lema #JuntosEsMejor, pero no es la única. Además, el grupo también se ha comprometido en la promoción del consumo responsable, su apuesta por la diversidad y la igualdad de género, el uso de energía 100 por 100 verde, la lucha contra el desabastecimiento de agua potable en el mundo o la reducción del consumo de plásticos de un solo uso en sus restaurantes.

5 aspectos clave para una normalidad más sostenible

Tania Fernández, responsable del proyecto ‘Futuro de la sostenibilidad’ de Forética,  asegura que «lo humano ha pasado a ocupar un lugar preponderante en las estrategias de las empresas, que se han dado cuenta de la importancia de asegurar el bienestar de sus empleados como atributo de valor clave para el desempeño de la compañía».

Forética, una organización referente en sostenibilidad y responsabilidad social empresarial cuenta con más de 200 socios, entre ellos, numerosas empresas del IBEX 35, Pymes, ONG de referencia y socios personales.

En su informe ‘Escenarios de Recuperación post COVID-19: Maximizar el impacto de la sostenibilidad en la estrategia corporativa’, sobre el ‘Futuro de la Sostenibilidad’, señalan cinco aspectos claves que las empresas tendrán que integrar en su estrategia:

  • vincular la sostenibilidad con el propósito de la compañía desde la alta dirección
  • promover el cambio hacia un enfoque transversal de la sostenibilidad en las distintas áreas de la compañía
  • medir el impacto con indicadores que monitoricen la evolución del desempeño
  • integrar los factores ESG en la gestión de riesgos
  • alinear los objetivos de sostenibilidad con la estrategia corporativa.

 

Imágenes del artículo: Simon Berger. Unsplash