ShutterStock

Según un estudio de Cisco presentado en IoTWF, que desvela las claves para optimizarlos.

Según las previsiones de IDC, la base instalada de dispositivos Internet of Things (IoT) a escala global crecerá desde los 14.900 millones contabilizados a fínales de 2016 hasta más de 82.000 millones en 2025.

A pesar de este crecimiento exponencial, el 60 por ciento de las iniciativas IoT se estancan en la fase de prueba de concepto (PoC, Proof of Concept), y sólo el 26 por ciento de las compañías consideran dichas iniciativas un completo éxito, mientras una tercera parte de todos los proyectos completados no se califican ni siquiera como algo exitosos.

Así se desprende de un nuevo estudio de Cisco para el que se ha entrevistado a 1.845 profesionales de TI y directivos de negocio de Estados Unidos, Reino Unido e India de distintos sectores.

Principales conclusiones

  • La colaboración entre el departamento de TI y las Líneas de Negocio es el factor de éxito número uno, citado por el 54 por ciento de los consultados.
  • Una cultura tecnológica, promovida desde los gestores de equipo hasta el Consejo de Dirección, es considerada un factor clave para el 49 por ciento.
  • Experiencia en IoT, tanto interna como mediante acuerdos con expertos externos, factor seleccionado por el 48 por ciento.

El 60 por ciento de los consultados consideran que aunque las iniciativas IoT parecían sencillas sobre el papel, éstas se complicaron en gran media posteriormente. Las principales barreras citadas durante todas las etapas del proyecto son: el tiempo para completarse, la limitada experiencia interna: la calidad de datos; la integración a través de los equipos; la superación del presupuesto inicial.

El estudio indica que las organizaciones con mayor éxito en iniciativas IoT se apoyaron en el ecosistema de partners en cada fase del proyecto, contemplando desde la planificación estratégica hasta la generación de informes y resultados tras la entrada en producción.

Beneficios: el 73 por ciento de los encuestados están utilizando los datos procedentes de los proyectos IoT ya completados para optimizar su negocio. Los tres principales beneficios citados son: mayor satisfacción de los clientes (70 por ciento), mejoras operativas (67 por ciento) y mayor calidad de los productos o servicios (66 por ciento). Además, la mayor rentabilidad es el principal beneficio no esperado (39 por ciento).

Aprender de los errores: el 64 por ciento de los consultados afirman que lo aprendido en iniciativas IoT estancadas o fallidas ha ayudado a acelerar la inversión de su organización en IoT.

Actitud optimista: a pesar de los retos, muchos de los encuestados son optimistas sobre el futuro del IoT, una tendencia que aún se encuentra en sus primeras etapas de evolución. Así, el 61 por ciento consideran que estamos sólo ante el comienzo de lo que el IoT puede hacer por sus negocios.                                          

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here