asistentes voz

Los hogares de todo el mundo están adoptando de manera rápida la tecnología de conversación de interfaz de usuario (CUI), es decir, la tecnología existente tras los distintos asistentes por voz que conocemos como Siri, Alexa, Cortana o Google Assistant.

Los informes indican que en 2017 se vendieron alrededor de 24 millones de máquinas habilitadas por voz, una cifra que no da señales de detenerse. La gran disponibilidad de estos dispositivos y su la rápida adopción y utilización por parte de los usuarios, está incrementando cada vez más el número de hogares conectados.

La facilidad de la palabra

Poco a poco nos estamos alejando del teclado como opción principal de entrada -¿por qué escribir cuando puede usar la voz para hacer una pregunta o emitir una orden? Esta tecnología abre nuevos interrogantes sobre cómo los datos de voz pueden ser manipulados y cómo estos dispositivos pueden verse comprometidos, tal y como expone Trend Micro: Existen preocupaciones respecto a la privacidad y la seguridad, algo natural desde el momento en que estos dispositivos inteligentes comenzaron a controlar ciertos aspectos del hogar. El hecho de que estos dispositivos puedan escuchar nuestras conversaciones y llegar a grabarlas genera serios problemas de privacidad”.

Recientes acontecimientos demuestran que, incluso empresas totalmente legítimas, están encontrado maneras de explotar la sensibilidad de los dispositivos al sonido. También existen incidentes en los que estos servicios grabaron información o siguieron determinados comandos de manera involuntaria. Por parte del fabricante, se encuentra la posibilidad de que recopilen y almacenen datos creando perfiles de usuarios que pueden ser vulnerables. Y, por supuesto, siempre existen atacantes que tratan de explotar al máximo la última tecnología o que buscan nuevos modos de robar datos personales.

La firma Trend Micro ha elaborado una infografía en la que detalla las distintas opciones en que los dispositivos pueden verse comprometidos, además de incluir consejos y algunas mejores prácticas recomendadas tanto para usuarios como para fabricantes. Esta tecnología proporciona gran cantidad de beneficios a los usuarios, pero la falta de seguridad y de privacidad son inconvenientes cruciales para cualquier dispositivo que se encuentre conectado al hogar.

Imágenes del artículo: Shutterstock

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here