La transformación digital está revolucionando el mundo empresarial y la forma de contratación. Las empresas buscan actualmente un perfil digital capaz de adaptarse a los cambios tecnológicos y con conocimientos en Big Data, innovación, economía digital y e-commerce, pero también con una actitud positiva, intraemprendedora y flexible. ¿Estamos preparados para ello?

Hay una escasez de estos perfiles formados en las tecnologías de más alto impacto. En un contexto donde la mayoría de las empresas están abordando nuevos modelos de negocio y nuevos mercados basados en estas nuevas tecnologías, necesitan mucho talento digital. Sin embargo, la realidad muestra que existe un déficit importante de profesionales capacitados digitalmente para cubrir la alta demanda de las empresas, según ESIC.

«Junto con la actitud, están las aptitudes que debe tener el profesional y que actualmente son las más importantes y demandadas. Éstas están relacionadas con las competencias digitales y con los conocimientos sobre cómo diseñar, desarrollar y lanzar de manera rápida al mercado productos y servicios que conecten con el nuevo consumidor”, señala Enrique Benayas, director general de ICEMD -Instituto de Economía Digital de ESIC.

“Estas competencias están relacionadas con el diseño de modelos de negocio basados en tecnologías disruptivas, metodologías de dirección y gestión ágiles, de innovación sostenible, con todo lo relacionado con marketing y ventas digitales (web/mobile marketing, user experience, redes sociales, publicidad programática, marketing automation, comercio electrónico,…). Y por último, con la formación en las tecnologías de más alto impacto como son el Big Data, el blockchain, internet de las cosas, la ciberseguridad, la inteligencia artificial” apunta Benayas.

Los perfiles más demandados

Las empresas pueden buscar perfiles más “técnicos” como programadores, desarrolladores, arquitectos de información, científico de datos o más de “negocio” como analistas, product managers, etc. Pero en opinión del director general de ICEMD “cada vez más las empresas necesitan que los perfiles sean más híbridos. Es decir, profesionales con perfiles técnicos que además tengan visión de negocio, y viceversa, perfiles de negocio que además conozcan las tecnologías, soluciones y herramientas: en definitiva, las claves de cómo integrarlas y cómo explotarlas”.

Pero no todo está perdido. Como destaca Benayas, “hay competencias que siguen siendo capitales para determinados perfiles profesionales como por ejemplo la capacitación en dirección de empresas o en dirección financier; competencias que te aportan los MBA o los programas de Alta Dirección que te dan una visión estratégica y financiera, incorporando lógicamente las competencias digitales que tienen más sentido en esos tipos de programas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here