En la actual situación, tanto las empresas como los empleados van a pasar por una fase obligatoria de adaptación al teletrabajo. Para algunos será algo sencillo pero para otros supondrá, no solo una inversión en equipos tecnológicos, sino un cambio de mentalidad radical. Pero ¿sería posible que tras superar esta crisis muchas empresas se replanteen continuar con este nuevo sistema? Hemos hablado con Lluís Soldevila, líder digital, escritor, consultor y profesor, sobre la apasionante dimensión que nos abre la digitalización tanto a empresas como a personas en medio de la crisis.

—Qué reflexión positiva haces del contexto digital que a la fuerza nos ha tocado asimilar, incluso sin habernos preparado lo suficiente
—La reflexión que hago del contexto actual digital es positiva. Al igual que cuando éramos pequeños nos me quitaban la tirita de golpe, nos hemos visto obligados a hacer un cambio. Aunque realmente la transformación digital va mucho más allá de hacer home office, y digo home office y no teletrabajo, porque el home office implica trabajar a distancia en un entorno hostil como el que actualmente nos rodea. Todos nos hemos visto abocados a hacer este cambio sin preparación. Ahora todos estamos igual y por tanto nos estamos adaptando sin miedo a confundirnos porque nadie nos puede criticar si lo hacemos mal. El actual contexto nos empuja a atrevernos.
—En un proceso de transformación tecnológica macro dentro de las compañías, ¿cómo se empieza a transformar la mentalidad de las personas?
—Buena pregunta. Para transformar la mentalidad de las personas hay que tener una estrategia efectiva. Llevo 15 años haciendo transformación digital clásica, tecnológica. Desde hace 10 años estoy dedicado especialmente a las personas, a cambiar la mentalidad de los equipos. Y tengo claro cómo hay que hacerlo: mi metodología se basa en la figura ICE (Innovation Change Evangelist). Este método lo realiza como una mancha de aceite, influyendo en ciertos nodos que luego contagiarán a los demás.
—¿Qué tiene que pasar o cuándo se puede decir que una empresa ya es digital, tras vivir un proceso de transformación apoyados en la tecnología?
—Hay muchos grados de digitalización y es difícil de medir. Para mí una empresa es digital cuando pasan cuatro cosas:
  • Sus productos o servicios son digitales, o en parte.
  • Sus procesos son digitales, o en parte.
  • La relación con sus clientes en gran parte se ha digitalizado.
  • La mentalidad de sus empleados es digital. Es decir, que cumplen los diez rasgos del líder digital que describo en mi libro Digital Thinking. De estos diez rasgos solo uno tiene que ver con la tecnología, todos los demás giran en torno al emprendimiento, la visión, las redes de contactos, etc.
Para que una empresa sea digital no solo tiene que tener herramientas (toolset) sino que debe haber formado a su gente para saber emplearlas (skillset) y además haber llegado al siguiente paso que es clave: haber cambiado su mentalidad (mindset).
—Hace poco Adigital publicó su estudio España Nación Digital, sobre el estado de la digitalización en España, y el resultado es como el primer informe que ubica al país en un puesto por detrás de los líderes mundiales, pese a los avances que ha vivido en los últimos años. Esto trae un coste de oportunidad en crecimiento y generación de empleo, ¿cuál es el origen según su experiencia, voluntad política, empresarial; costes; ¿I+D+i…?
—Sobre el puesto de España, soy optimista. A veces en estos estudios las medias no son significativas. Aunque España no encabeza el ranking, sí hay sectores como la banca o el emprendimiento en los que sí estamos en cabeza. Hay mucho camino por recorrer y la responsabilidad no es solo de los políticos, los empresarios o la gente, que no quiere adaptarse a los cambios. Aquí deben converger varias fuerzas: nuestra cultura emprendedora, que desde luego tenemos, un ecosistema potente, que tenemos aunque podría ser mayor, y una voluntad política de inversión, porque la digitalización es una cuestión de estado, clarísimamente.
—En este momento convulso que vivimos por la pandemia, uno de los principales retos es mantener la continuidad de los negocios, hacer frente a las demandas del cliente final y preservar la seguridad de todos. ¿Es la seguridad con los datos, ciberseguridad, un stopper para por ejemplo el teletrabajo?
—No creo que sea un stopper, en absoluto. Esto es un mito, como ya pasó con el cloud. No hay nada más seguro que tener en Amazon nuestros datos. La nube no es el problema sino algunos proveedores de la nube, como ocurre con cualquier otra tecnología. El teletrabajo se puede realizar desde la nube con la misma seguridad que si estuviésemos en la oficina. El eslabón más débil siempre es el humano.
—Hace unos años el marketing mobile era una novedad, ahora todo es mobile, no solo el marketing, somos mobile las personas, pero ¿lo son las empresas?, ¿quién empuja el cambio, el cliente o ciertas compañías punteras?
—Ahora todo es mobile, es cierto. Las empresas no lo eran y ahora no les va a quedar más remedido. ¿Te das cuenta de cómo va a afectar esto a las compañías aéreas? Yo he llegado a viajar para tener una reunión de una hora, que la puedo hacer perfectamente a través de un sistema digital. Y esto es una buena noticia. En esta crisis habremos probado muchas cosas nuevas y nos habremos dado cuenta de que quizá no necesitamos reunirnos tanto, se ganará en eficiencia. Esto nos va a poner ante un escenario nunca imaginado. Se va a ganar en bienestar de la gente y en productividad. Habrá un antes y un después.
—¿En qué sectores está el mayor talento digital de España?
Hay algunos muy potentes pero yo diría que el sector del emprendimiento, startups, está creando un hub de innovación muy importante en Barcelona. Lo veo como director del Máster de Innovación de EAE Business School, en donde cada vez tenemos más gente de otros países que vienen a Barcelona. Y no solo atraídos por los tópicos, que bien se vive aquí…, sino por el ecosistema emprendedor y las posibilidades que hay. Ya hay muchas startups que operan en USA y sin embargo están ubicadas aquí. Otros sectores son la banca, Fintech, y seguramente el sector retail va a tener una gran revolución.
Lluís, para terminar, como eres un docente y los docentes han de inspirar, danos un poco de inspiración con estos temas más personales:
  • Último libro leído…
    Pensar rápido y pensar despacio, de Daniel Kahneman.
  • Recomiéndanos una peli/serie/documental, para esta temporada en casa
    Plataforma: Amazon
    Documental: La mente de Bill Gates
    Serie: Chernobyl, aunque ahora no es buen momento de verla. Ahora estoy viendo Start up, que es muy fácil y divertida.
  • Un podcast…
    Recomiendo La semana de las cuatro horas, de Tim Ferriss, es denso pero muy bueno.
  • Una web o app que te haya sorprendido…
    Conocí Aureo App, que quieren ser el Spotify de los speakers.
  • ¿Qué es lo que más te gusta hacer que no tenga nada que ver con lo digital?Cuando tengo tiempo me gusta estar con mis trillizos de 4 añitos, que están para comérselos.

Lluís Soldevila es ingeniero superior en Informática, Director del Máster de Emprendimiento e Innovación de EAE Business School y profesor del Departamento de Operaciones, Data Science e Innovación de ESADE Business School.
Ha sido directivo en el Deutsche Bank Group en siete países y actualmente es CEO de Acktitude, consultora dedicada a la transformación digital basada en personas.
Es autor del libro Digital Thinking y conferenciante internacional. Está en el Top 10 mundial de motivación y liderazgo digital en habla hispana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here