liderazgo siglo XXI

La gestión de grupos se ha convertido en una de los aspectos más importantes dentro de cualquier organización. Si bien es cierto que las empresas han tenido que adaptarse al nuevo escenario provocado por la transformación digital, hay algunos de sus líderes que no se han actualizado en aspectos como el liderazgo. El componente humando ha adquirido mucha importancia y cualidades como la inteligencia emocional han pasado al primer plano a la hora del valorar el liderazgo del siglo XXI.

El mayor desafío del liderazgo es escuchar las opiniones de todos y llegar a una solución que sea beneficiosa para el conjunto. En estos casos, a la hora de escuchar todo tipo de opiniones, es importante ser imparcial y no tener ningún tipo de favoritismo. Este aspecto es clave para ganarte la confianza del resto, lo cual es fundamental para ser un buen líder.

Es importante comprender el perfil psicológico de los miembros del equipo para saber cómo les afecta una decisión y cómo puede ser su comportamiento entre ellos. Hacer que las personas trabajen juntas es un gran desafío en sí mismo. Por ello, si hay cualquier problema en el equipo tienes que hacerte responsable, por lo que tienes que intervenir inmediatamente en caso de malentendidos. Por otra parte, ten en cuenta que eres la cara visible del equipo, por lo que tienes que actuar como puente entre los empleados y la gerencia. Esto es relevante por los diferentes tipos de liderazgo empresariales que existen actualmente.

¿Cómo ha cambiado el liderazgo en el siglo XXI?

A la hora de analizar cualquier cambio en una figura individual, hay que tener en cuenta el contexto en el que se produce. El panorama empresarial de nuestros tiempos es muy competitivo a todos los niveles, además de que aspectos como la conectividad y la inmediatez son factores que destacan sobre el resto. Esto significa que los líderes de las organizaciones tienen unas exigencias altas. A esto se le suma la toma de conciencia de la sociedad sobre temas sociales, por lo que los líderes tienen que saber incorporar estos valores a la organización y darles la importancia que merecen.

Por ello, un liderazgo del siglo XXI no solo busca ser transformador y obtener el mayor beneficio económico posible, sino que también debe darle importancia a cuestiones éticas. Por ello, la responsabilidad social corporativa tiene cada vez más importancia. De esta forma, los líderes de los negocios se presentarán como ejemplos a los que seguir bajo un enfoque holístico que no coloque por delante constantemente el beneficio económico a la resolución de los problemas sociales.

“Los empleados de hoy están rechazando los modelos tradicionales de liderazgo. Los líderes que ejercen control sobre sus equipos no solo alienan a los empleados de hoy, sino que también tienen un impacto negativo en todos los aspectos del negocio, desde la rotación del personal y la productividad hasta el crecimiento de los ingresos”, declara Robert Ordever, MD de cultura laboral de OC Tanner Europe.

Además, a todos estos factores hay que sumarle los nuevos modelos laborales surgidos a partir de la pandemia. Por ello, es vital conocer las claves del liderazgo en el trabajo remoto.

¿Cuál es el estado del la figura del líder?

Según el Informe de Cultura Global 2020 del Instituto OC Tanner, solo el 26% de los empleados sienten que su líder fomenta la colaboración, dato que dice mucho del estado actual del liderazgo.

“Los mejores líderes muestran su aprecio, dan reconocimiento regularmente y brindan apoyo, aliento y consejos continuamente. Y los empleados con grandes líderes comprenderán su valor para el negocio y cómo contribuyen al ‘panorama general’. Se les animará a llegar más alto y soñar en grande. En última instancia, los grandes líderes dejarán un legado inspirador y un negocio próspero”, afirma  Ordever.

“La investigación muestra que las empresas que mantienen enfoques de liderazgo tradicionales tienen puntajes de experiencia y compromiso de los empleados deficientes. Son deficientes en todas las áreas de la cultura del lugar de trabajo, incluido el propósito de la empresa, las oportunidades, el éxito organizacional, la apreciación, el bienestar y, por supuesto, el liderazgo», declara Ordever.

En este contexto, la ética a la hora de resolver asuntos ha pasado a un primer plano. Según el estudio de Deloitte «Liderazgo para el siglo XX», destacaron que el rasgo más destacado de un líder actual es «la capacidad de liderar a través del cambio y de la ambigüedad», seguido de la «la capacidad de liderar a través de la influencia». Esto demuestra que liderar no es sinónimo de ordenar o imponer, sino actuar de ejemplo para los empleados y tengan un referente.

«Desarrollar líderes con nuevas competencias requiere más que una evolución propia. Igualmente, primordial es que la organización tenga la cultura, la estructura y los procesos de gestión para cultivar estos líderes”, dijo un portavoz de Deloitte en referencia al informe.

Las competencias para ser un líder eficiente y adaptado al contexto actual son las siguientes:

  • Transparencia: En un contexto actual en el que la incertidumbre y la diversidad son tan relevantes, un líder debe comprender las necesidades de sus empleados y ser claro con los objetivos y el estado de la organización.
  • Colaboración interna: Para saber qué necesitan los empleados, un líder debe ser atento y buscar formas de comunicarse y colaborar con los ellos.
  • Gestión de desempeño: Medir el éxito es un factor importante a la hora de comprender el impacto de un líder empresarial. Si lo haces, ayudará a una empresa a decidir cuáles son los rasgos más importantes.

Por último, las capacidades tecnológicas y el conocimiento digital son aspecto que deben incluirse en el liderazgo del siglo XXI. “La tecnología es un lenguaje importante que los líderes de todas las industrias deben comprender y adoptar. Los líderes efectivos necesitan saber en detalle los cambios tecnológicos que están ocurriendo, o si no, deben tener un gran control sobre las personas que los manejan”, explicó Ben Hunt-Davis, cofundador de Will it Make the Boat Go Faster.

Si quieres saber más sobre este tema, descubre los mejores podcast sobre liderazgo empresarial.

Imágenes del artículo: Mapbox, Unsplah