Beneficios cloud computing pymes

El cloud computing trata de ofrecer diferentes servicios de computación a través de Internet. Conocido como el conjunto de herramientas de computación en la nube, se puede definir como el suministro de recursos de información bajo petición, sobre todo en el almacenamiento y gestión de datos. Por ello, el cloud computing se ha convertido en una herramienta con numerosos beneficios que las pymes pueden aprovechar para impulsar su crecimiento.

La nube, una red enorme de servidores remotos de todo el mundo que están conectados para funcionar como un ecosistema, almacenan y administran datos, ejecutan aplicaciones o entregan contenido o servicios, como streaming de videos, correos web, software o medios sociales. Descubre las tendencias principales previstas para 2022.

Actualmente, tan solo un 10,4% de las microempresas y el 28,1% de las pymes utilizan servicios cloud en España. Esta minoría y está aprovechando las ventajas de la digitalización, pero las previsiones de IDC marcan que este mercado se triplicará en 2023, esperando que para 2028 suponga el 80% de la inversión tecnológica global. Por ello, a medida que pasen los años, veremos como cada vez más pymes implementan los servicios cloud.

La nube puede ser pública, privada o híbrida, por lo que cada modalidad cuenta con unas características diferentes. Por ejemplo, la pública aloja todo tipo de información con proveedores del cloud computing, sin que el cliente pueda ver dónde se alojan los datos; en la privada, la nube aloja los datos en una en una plataforma privada en la que se puede usar el hardware de la compañía; la híbrida, por su parte, es una mezcla de las dos que se adapta a diferentes contextos.

Los beneficios del cloud computing

El principal motivo para implementarlo es que se ha convertido en un pilar fundamental del crecimiento de las empresas, sobre todo de las pymes. Varios informes demuestran que el 98% de las compañías que han adoptado alguna tecnología en la nube lo han hecho con éxito. Otro punto importante es la movilidad que ofrece, como el hecho de poder trabajar en cualquier parte del mundo, lo que permite estar en contacto permanente con el negocio en cualquier momento del día. Esto permite que las pymes puedan trazar un mejor plan de fidelización de clientes.

“En el caso de la nube pública, que podría definirse como la más adecuada en sus inicios para una pequeña empresa sin mayor estructura tecnológica, ésta tiene por naturaleza brindar recursos, como aplicaciones y almacenamiento, a través de Internet”, explicó Luis Marrero, gerente general de Oracle para el Caribe.

Su mayor ventaja es el ahorro de costes y la permanencia operativa sin interrupciones. En este caso, la empresa que contrata el servicio no tiene por qué adquirir hardware o software y paga por el servicio que utiliza. Por ello, no tiene que cubrir costes de mantenimiento, ya que se encarga el proveedor, además de que brinda seguridad y disponibilidad de mantener una red de servidores en funcionamiento.

Con la nube privada es un poco diferente. Según explica Marrero, “en este caso las empresas disponen de su propia infraestructura y pueden tenerla en su empresa o alojarla en un tercero, pero su operación es exclusiva y no se comparte con otras empresas u organizaciones. Este tipo de nube está ubicada en una red privada y los recursos son exclusivos de la empresa”.

Algunas empresas prefieren las nubes privadas porque encuentran valor a tener el control y administración total de sus plataformas, en lugar de depender de un tercero. En muchos otros casos, las empresas tienen, además de su infraestructura en sus instalaciones, una réplica en un tercero para cubrir problemas imprevistos como desastres naturales, entre otros.

Las ventajas son muchas, pues además de personalizar recursos, administrar servicios y controlar el entorno, las empresas tienen la potestad de tomar decisiones con respecto a sus parámetros de negocios IT. Estos aspectos se consiguen gracias al servicio que ofrecen compañías del sector como IBM.

Por último, la nube híbrida combina ambos mundos y su aplicación depende de las necesidades de la empresa, agrupando lo mejor de cada tipo de nube. Se adopta cuando se pretende administrar con mayor dinamismo el negocio, pero con mayor seguridad y flexibilidad.

Por ejemplo, la empresa deja en la nube pública las aplicaciones no críticas y puede utilizar recursos de una u otra nube dependiendo de la necesidad del momento. Las empresas pagan por lo que usan y se va adicionando funcionalidad a la nube a medida que se necesite.

¿Cuáles son las ventajas para las pymes?

El impulso de los esquemas de colaboración y transformación de servicios, aplicaciones y gestión es una de los beneficios más importantes del cloud computing para pymes. Ayuda a estas a potenciar sus capacidades de producción y gestión, así como facilita la velocidad con la que una empresa puede presentar un nuevo servicio o producto.

Un estudio de Oracle demuestra que la Nube se está volviendo en la primera opción de almacenamiento de datos para muchas organizaciones. El Oracle and KPMG Cloud Threat Report índice que el 50 % de las empresas norteamericanas que participaron en este estudio, tiene al menos el 26% de todos sus datos almacenados en el sistema de nube para tenerlos más seguros.

Otra ventaja es la accesibilidad, ya que es de fácil uso para todos los trabajadores. Los procesos de agilizan y si hay un problema existe una atención al cliente personalizada por parte del proveedor. Otro punto es el ahorro de tiempo, ya que evita hacer ciertas tareas pesadas y además hay un incremento de la productividad.

Por último, el ahorro de costes es muy significativo, siendo uno de los grandes beneficios del cloud computing para pymes, ya que la compra de licencias o dispositivos caen. Se puede ahorrar dinero en el espacio que se destina para estos, como el almacenamiento de datos. Por todos estos motivos, estas herramientas de las nubes serán cada vez más importantes a la hora de asegurar el crecimiento de las pymes.

 

Imágenes del artículo: Domenico Loia, Unsplash